s

Las Primeras MiradasNadie sabe en qué noche de octubre solitario,de fatigados duendes que ya no ocurren,puede inmolarse la perdida infanciajunto a recuerdos que se están haciendo.Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,en el pecho, en los muslos impacientessentir cómo los labios se desprendende verbos maravillosos y descuidados,de cifras defendidas en el aire muerto,y cómo otras palabras, nuevas, endurecidasy desde ya cansadas se conjuranpara impedirnos el único fantasma de veras.Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,un sitio donde asir la larga soledadcon los primeros ojos, sin gastarlas primeras miradas,y si quedan maltrechas de significados,de cáscara de ideales, de puresas inmundas,cómo encontrar un río con los primeros pasos,un río -para lavarlos- que las lleve.

Las Primeras MiradasNadie sabe en qué noche de octubre solitario,de fatigados duendes que ya no ocurren,puede inmolarse la perdida infanciajunto a recuerdos que se están haciendo.Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,en el pecho, en los muslos impacientessentir cómo los labios se desprendende verbos maravillosos y descuidados,de cifras defendidas en el aire muerto,y cómo otras palabras, nuevas, endurecidasy desde ya cansadas se conjuranpara impedirnos el único fantasma de veras.Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,un sitio donde asir la larga soledadcon los primeros ojos, sin gastarlas primeras miradas,y si quedan maltrechas de significados,de cáscara de ideales, de puresas inmundas,cómo encontrar un río con los primeros pasos,un río -para lavarlos- que las lleve.
― Autor: Mario Benedetti

imagen de Las Primeras MiradasNadie sabe en qué noche de octubre solitario,de fatigados duendes que ya no ocurren,puede inmolarse la perdida infanciajunto a recuerdos que se están haciendo.Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,en el pecho, en los muslos impacientessentir cómo los labios se desprendende verbos maravillosos y descuidados,de cifras defendidas en el aire muerto,y cómo otras palabras, nuevas, endurecidasy desde ya cansadas se conjuranpara impedirnos el único fantasma de veras.Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,un sitio donde asir la larga soledadcon los primeros ojos, sin gastarlas primeras miradas,y si quedan maltrechas de significados,de cáscara de ideales, de puresas inmundas,cómo encontrar un río con los primeros pasos,un río -para lavarlos- que las lleve.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Mario Benedetti
Desde que los hijos educan a sus padres, se acabaron los complejos de Edipo.

Desde que los hijos educan a sus padres, se acabaron los complejos de Edipo.

Contra el optimismo no hay vacunas.

Contra el optimismo no hay vacunas.

SoledadesEllos tienen razónesa felicidadal menos con mayúsculano existeah pero si existiera con minúsculaseria semejante a nuestra brevepresoledad.Después de la alegría viene la soledaddespués de la plenitud viene la soledaddespués del amor viene la soledad.Ya se que es una pobre deformaciónpero lo cierto es que en ese durable minutouno se sientesolo en el mundo.Sin asiderossin pretextossin abrazossin rencoressin las cosas que unen o separany en es sola manera de estar soloni siquiera uno se apiada de uno mismo.Los datos objetivos son como sigue.Hay diez centímetros de silencioentre tus manos y mis manosuna frontera de palabras no dichasentre tus labios y mis labiosy algo que brilla así de tristeentre tus ojos y mis ojosclaro que la soledad no viene sola.Si se mira por sobre el hombro mustiode nuestras soledadesse vera un largo y compacto imposibleun sencillo respeto por terceros o cuartosese percance de ser buena gente.Después de la alegríadespués de la plenituddespués del amorviene la soledad.Conformeperoque vendrá despuésde la soledad.A veces no me sientotan solosi imaginomejor dicho si seque mas allá de mi soledady de la tuyaotra vez estas vosaunque sea preguntándote a solasque vendrá despuésde la soledad.

SoledadesEllos tienen razónesa felicidadal menos con mayúsculano existeah pero si existiera con minúsculaseria semejante a nuestra brevepresoledad.Después de la alegría viene la soledaddespués de la plenitud viene la soledaddespués del amor viene la soledad.Ya se que es una pobre deformaciónpero lo cierto es que en ese durable minutouno se sientesolo en el mundo.Sin asiderossin pretextossin abrazossin rencoressin las cosas que unen o separany en es sola manera de estar soloni siquiera uno se apiada de uno mismo.Los datos objetivos son como sigue.Hay diez centímetros de silencioentre tus manos y mis manosuna frontera de palabras no dichasentre tus labios y mis labiosy algo que brilla así de tristeentre tus ojos y mis ojosclaro que la soledad no viene sola.Si se mira por sobre el hombro mustiode nuestras soledadesse vera un largo y compacto imposibleun sencillo respeto por terceros o cuartosese percance de ser buena gente.Después de la alegríadespués de la plenituddespués del amorviene la soledad.Conformeperoque vendrá despuésde la soledad.A veces no me sientotan solosi imaginomejor dicho si seque mas allá de mi soledady de la tuyaotra vez estas vosaunque sea preguntándote a solasque vendrá despuésde la soledad.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La sabiduría más verdadera es una resuelta determinación.

Dios: lo más evidente y lo más misterioso.

Alimentad el espíritu con grandes pensamientos. La fe en el heroísmo hace los héroes.

Los músicos no leen música ajena más que cuando se disponen a escribir música propia

Frases célebres por autores