s

Las Primeras MiradasNadie sabe en qué noche de octubre solitario,de fatigados duendes que ya no ocurren,puede inmolarse la perdida infanciajunto a recuerdos que se están haciendo.Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,en el pecho, en los muslos impacientessentir cómo los labios se desprendende verbos maravillosos y descuidados,de cifras defendidas en el aire muerto,y cómo otras palabras, nuevas, endurecidasy desde ya cansadas se conjuranpara impedirnos el único fantasma de veras.Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,un sitio donde asir la larga soledadcon los primeros ojos, sin gastarlas primeras miradas,y si quedan maltrechas de significados,de cáscara de ideales, de puresas inmundas,cómo encontrar un río con los primeros pasos,un río -para lavarlos- que las lleve.

Las Primeras MiradasNadie sabe en qué noche de octubre solitario,de fatigados duendes que ya no ocurren,puede inmolarse la perdida infanciajunto a recuerdos que se están haciendo.Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,en el pecho, en los muslos impacientessentir cómo los labios se desprendende verbos maravillosos y descuidados,de cifras defendidas en el aire muerto,y cómo otras palabras, nuevas, endurecidasy desde ya cansadas se conjuranpara impedirnos el único fantasma de veras.Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,un sitio donde asir la larga soledadcon los primeros ojos, sin gastarlas primeras miradas,y si quedan maltrechas de significados,de cáscara de ideales, de puresas inmundas,cómo encontrar un río con los primeros pasos,un río -para lavarlos- que las lleve.
― Autor: Mario Benedetti

imagen de Las Primeras MiradasNadie sabe en qué noche de octubre solitario,de fatigados duendes que ya no ocurren,puede inmolarse la perdida infanciajunto a recuerdos que se están haciendo.Qué sorpresa sufrirse una vez desolado,escuchar cómo tiembla el coraje en las sienes,en el pecho, en los muslos impacientessentir cómo los labios se desprendende verbos maravillosos y descuidados,de cifras defendidas en el aire muerto,y cómo otras palabras, nuevas, endurecidasy desde ya cansadas se conjuranpara impedirnos el único fantasma de veras.Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,un sitio donde asir la larga soledadcon los primeros ojos, sin gastarlas primeras miradas,y si quedan maltrechas de significados,de cáscara de ideales, de puresas inmundas,cómo encontrar un río con los primeros pasos,un río -para lavarlos- que las lleve.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Mario Benedetti
Piedritas En La VentanaDe vez en cuando la alegríatira piedritas contra mi ventanaquiere avisarme que esta ahí esperandopero me siento calmocasi diría ecuánimevoy a guardar la angustia en un esconditey luego a tenderme la cara al techoque es una posición gallarda y cómodapara filtrar noticias y creerlasquien sabe donde quedan mis próximas huellasni cuando mi historia va a ser computadaquien sabe que consejos voy a inventar auny que atajo hallare para no seguirlosesta bien no jugare al desahuciono tatuare el recuerdo con olvidosmucho queda por decir y callary también quedan uvas para llenar la bocaesta bien me doy por persuadidoque la alegría no tire mas piedrasabriré la ventana.

Piedritas En La VentanaDe vez en cuando la alegríatira piedritas contra mi ventanaquiere avisarme que esta ahí esperandopero me siento calmocasi diría ecuánimevoy a guardar la angustia en un esconditey luego a tenderme la cara al techoque es una posición gallarda y cómodapara filtrar noticias y creerlasquien sabe donde quedan mis próximas huellasni cuando mi historia va a ser computadaquien sabe que consejos voy a inventar auny que atajo hallare para no seguirlosesta bien no jugare al desahuciono tatuare el recuerdo con olvidosmucho queda por decir y callary también quedan uvas para llenar la bocaesta bien me doy por persuadidoque la alegría no tire mas piedrasabriré la ventana.

CurriculumEl cuento es muy sencillousted nacecontempla atribuladoel rojo azul del cieloel pájaro que emigrael torpe escarabajoque su zapato aplastarávalienteusted sufrereclama por comiday por costumbrepor obligaciónllora limpio de culpasextenuadohasta que el sueño lo descalificausted amase transfigura y amapor una eternidad tan provisoriaque hasta el orgullo se le vuelve tiernoy el corazón proféticose convierte en escombrosusted aprendey usa lo aprendidopara volverse lentamente sabiopara saber que al fin el mundo es estoen su mejor momento una nostalgiaen su peor momento un desamparoy siempre siempreun líoentoncesusted muere.

CurriculumEl cuento es muy sencillousted nacecontempla atribuladoel rojo azul del cieloel pájaro que emigrael torpe escarabajoque su zapato aplastarávalienteusted sufrereclama por comiday por costumbrepor obligaciónllora limpio de culpasextenuadohasta que el sueño lo descalificausted amase transfigura y amapor una eternidad tan provisoriaque hasta el orgullo se le vuelve tiernoy el corazón proféticose convierte en escombrosusted aprendey usa lo aprendidopara volverse lentamente sabiopara saber que al fin el mundo es estoen su mejor momento una nostalgiaen su peor momento un desamparoy siempre siempreun líoentoncesusted muere.

Amor de TardeEs una lástima que no estés conmigocuando miro el reloj y son las cuatroy acabo la planilla y pienso diez minutosy estiro las piernas como todas las tardesy hago así con los hombros para aflojar la espalday me doblo los dedos y les saco mentiras.Es una lástima que no estés conmigocuando miro el reloj y son las cincoy soy una manija que calcula intereseso dos manos que saltan sobre cuarenta teclaso un oído que escucha como ladra el teléfonoo un tipo que hace números y les saca verdades.Es una lástima que no estés conmigocuando miro el reloj y son las seis.Podrías acercarte de sorpresay decirme ¿Qué tal? y quedaríamosyo con la mancha roja de tus labiostú con el tizne azul de mi carbónico.

Amor de TardeEs una lástima que no estés conmigocuando miro el reloj y son las cuatroy acabo la planilla y pienso diez minutosy estiro las piernas como todas las tardesy hago así con los hombros para aflojar la espalday me doblo los dedos y les saco mentiras.Es una lástima que no estés conmigocuando miro el reloj y son las cincoy soy una manija que calcula intereseso dos manos que saltan sobre cuarenta teclaso un oído que escucha como ladra el teléfonoo un tipo que hace números y les saca verdades.Es una lástima que no estés conmigocuando miro el reloj y son las seis.Podrías acercarte de sorpresay decirme ¿Qué tal? y quedaríamosyo con la mancha roja de tus labiostú con el tizne azul de mi carbónico.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Combatir por el bien no es combatir. Es dar.

Han dejado de engañarte, no de quererte. Y te parece que han dejado de quererte.

El primero que comparó a la mujer con una flor, fue un poeta; el segundo, un imbécil.

Quién bien baila, de boda en boda se anda.

Frases célebres por autores