s

Cuando el infierno son los otros, el paraíso no es uno mismo.

Cuando el infierno son los otros, el paraíso no es uno mismo.
― Autor: Mario Benedetti

imagen de Cuando el infierno son los otros, el paraíso no es uno mismo.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Mario Benedetti
Esta Ciudad Es de MentiraNo puede ser.Esta ciudad es de mentira.No puede ser que las palmeras se doblena acariciar la crin de los caballosy los ojos de las putas sean tiernoscomo los de una Venus de Lucas Cranachno puede ser que el viento levante las pollerasy que todas las piernas sean lindasy que los consejales vayan en bicicletadel otoño al verano y viceversa.No puede ser.Esta ciudad es de mentira.No puede ser que nadie sienta rubor de mi perezay los suspiros me entusiasmen tanto como los hurrasy pueda escupir con inocencia y alegríano ya en el retrato sino en un señorno puede ser que cada azotea con antenasencuentre al fin su rayo justiciero y puntualy los suicidas miren el abismo y se arrojencomo desde un recuerdo a una piscina.No puede ser.Esta ciudad es de mentira.No puede ser que las brujas sonrían a quemarropay que mi insomnio cruja como un huesoy el subjefe y el jefe de policía llorencomo un sauce y un cocodrilo respectivamenteno puede ser que yo esté corrigiendo las pruebasde mi propio elogiosísimo obituarioy la ambulancia avance sin hacerse notary las campanas suenen sólo como campanas.No puede ser.Esta ciudad es de mentira.O es de verdady entoncesestá bienque me encierren.

Esta Ciudad Es de MentiraNo puede ser.Esta ciudad es de mentira.No puede ser que las palmeras se doblena acariciar la crin de los caballosy los ojos de las putas sean tiernoscomo los de una Venus de Lucas Cranachno puede ser que el viento levante las pollerasy que todas las piernas sean lindasy que los consejales vayan en bicicletadel otoño al verano y viceversa.No puede ser.Esta ciudad es de mentira.No puede ser que nadie sienta rubor de mi perezay los suspiros me entusiasmen tanto como los hurrasy pueda escupir con inocencia y alegríano ya en el retrato sino en un señorno puede ser que cada azotea con antenasencuentre al fin su rayo justiciero y puntualy los suicidas miren el abismo y se arrojencomo desde un recuerdo a una piscina.No puede ser.Esta ciudad es de mentira.No puede ser que las brujas sonrían a quemarropay que mi insomnio cruja como un huesoy el subjefe y el jefe de policía llorencomo un sauce y un cocodrilo respectivamenteno puede ser que yo esté corrigiendo las pruebasde mi propio elogiosísimo obituarioy la ambulancia avance sin hacerse notary las campanas suenen sólo como campanas.No puede ser.Esta ciudad es de mentira.O es de verdady entoncesestá bienque me encierren.

Contra el optimismo no hay vacunas.

Contra el optimismo no hay vacunas.

Un torturador no se redime suicidándose, pero algo es algo.

Un torturador no se redime suicidándose, pero algo es algo.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

A dónde podrá ir el que hasta aquí llegó, si más allá sólo fueron los muertos.

Lo maravilloso comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una inesperada alteración de la realidad (el milagro), de una revelación privilegiada de la realidad, de una iluminación inhabitual o singularmente favorecedora de las inadvertidas riquezas de la realidad, de una ampliación de las escalas y categorías de la realidad, percibidas con particular intensidad en virtud de una exaltación del espíritu que lo conduce de un modo de “estado límite.

Yo encuentro la televisión bastante educativa. Cuando alguien la enciende en casa, me marcho a otra habitación y leo un buen libro.

Sólo tu puedes ser el juez final en la determinación de lo que es correcto para ti.

Frases célebres por autores