s

Nocturno IvAsí estás todavía de pie bajo la lluvia,bajo la clara lluvia de una noche de invierno.De pie bajo la lluvia me llega tu sonrisa,de pie bajo la lluvia te encuentra mi recuerdo.Siempre he de recordarte de pie bajo la lluvia,con un polvo de estrellas muriendo en tus cabellosy tu voz que nacía del fondo de tus ojosy tus manos cansadas que se iban en el vientoy aquel cielo de plomo y el rumor de los árbolesy hasta la hoja aquella que te cayó en el senoy el rocío nocturno dormido en tus pestañasengarzando diamantes en tu vestido negro.Así estás todavía lejanamente cercadesde tu lejanía de sombra y de silencio.Mi corazón te llama de pie bajo la lluvia,de pie bajo la lluvia te acercas en el sueño.La vida es tan pequeña que cabe en una noche.Quizá fue que en la sombra me encontré con tu besoy por eso me envuelve, de pie bajo la lluvia,el sabor de tu boca y el olor de tu cuerpo.Sí, me has dejado triste porque pienso que acasoya no estarás conmigo cuando llueva de nuevo.Y no he de verte entonces de pie bajo la lluviacon las manos temblando de frío y de deseo.Pero aunque habrá otras noches cargadasde perfumesy otras mujeres, y otras, a lo largo del tiempo,siempre he de recordarte de pie bajo la lluvia,bajo la lluvia clara de una noche de invierno....

Nocturno IvAsí estás todavía de pie bajo la lluvia,bajo la clara lluvia de una noche de invierno.De pie bajo la lluvia me llega tu sonrisa,de pie bajo la lluvia te encuentra mi recuerdo.Siempre he de recordarte de pie bajo la lluvia,con un polvo de estrellas muriendo en tus cabellosy tu voz que nacía del fondo de tus ojosy tus manos cansadas que se iban en el vientoy aquel cielo de plomo y el rumor de los árbolesy hasta la hoja aquella que te cayó en el senoy el rocío nocturno dormido en tus pestañasengarzando diamantes en tu vestido negro.Así estás todavía lejanamente cercadesde tu lejanía de sombra y de silencio.Mi corazón te llama de pie bajo la lluvia,de pie bajo la lluvia te acercas en el sueño.La vida es tan pequeña que cabe en una noche.Quizá fue que en la sombra me encontré con tu besoy por eso me envuelve, de pie bajo la lluvia,el sabor de tu boca y el olor de tu cuerpo.Sí, me has dejado triste porque pienso que acasoya no estarás conmigo cuando llueva de nuevo.Y no he de verte entonces de pie bajo la lluviacon las manos temblando de frío y de deseo.Pero aunque habrá otras noches cargadasde perfumesy otras mujeres, y otras, a lo largo del tiempo,siempre he de recordarte de pie bajo la lluvia,bajo la lluvia clara de una noche de invierno....
― Autor: José Angel Buesa

imagen de Nocturno IvAsí estás todavía de pie bajo la lluvia,bajo la clara lluvia de una noche de invierno.De pie bajo la lluvia me llega tu sonrisa,de pie bajo la lluvia te encuentra mi recuerdo.Siempre he de recordarte de pie bajo la lluvia,con un polvo de estrellas muriendo en tus cabellosy tu voz que nacía del fondo de tus ojosy tus manos cansadas que se iban en el vientoy aquel cielo de plomo y el rumor de los árbolesy hasta la hoja aquella que te cayó en el senoy el rocío nocturno dormido en tus pestañasengarzando diamantes en tu vestido negro.Así estás todavía lejanamente cercadesde tu lejanía de sombra y de silencio.Mi corazón te llama de pie bajo la lluvia,de pie bajo la lluvia te acercas en el sueño.La vida es tan pequeña que cabe en una noche.Quizá fue que en la sombra me encontré con tu besoy por eso me envuelve, de pie bajo la lluvia,el sabor de tu boca y el olor de tu cuerpo.Sí, me has dejado triste porque pienso que acasoya no estarás conmigo cuando llueva de nuevo.Y no he de verte entonces de pie bajo la lluviacon las manos temblando de frío y de deseo.Pero aunque habrá otras noches cargadasde perfumesy otras mujeres, y otras, a lo largo del tiempo,siempre he de recordarte de pie bajo la lluvia,bajo la lluvia clara de una noche de invierno....

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José Angel Buesa
Y así brota en el alma la rebelión de un sueño que es como un perro arisco que le gruñe a su dueño

Y así brota en el alma la rebelión de un sueño que es como un perro arisco que le gruñe a su dueño

Pero no olvido aquel deslumbramiento, aquella gloria del primer momento, al ver tus ojos por primera vez

Pero no olvido aquel deslumbramiento, aquella gloria del primer momento, al ver tus ojos por primera vez

Se deja de querer, y es como el ciego que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren.

Se deja de querer, y es como el ciego que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Es la muerte la falta de instrumentos del alma por los cuales se prolonga la vida.

La zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa, es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio.

El dueño del perro no obedece a su perro.

Una fórmula para alcanzar la celebridad puede ser ésta: expresar ideas sencillas con claridad, ingenio y cortesía.

Frases célebres por autores