s

Mi mente esta covada para recibirte, para pensar tus ideas y darte a pensar las mías; te siento, mi compañero, hermoso juntos somos completos y nos miramos con orgullo conociendo nuestras diferencias sabiéndonos mujer y hombre y apreciando la disimilitud de nuestros cuerpos.

Mi mente esta covada para recibirte, para pensar tus ideas y darte a pensar las mías; te siento, mi compañero, hermoso juntos somos completos y nos miramos con orgullo conociendo nuestras diferencias sabiéndonos mujer y hombre y apreciando la disimilitud de nuestros cuerpos.
― Autor: Gioconda Belli

imagen de Mi mente esta covada para recibirte, para pensar tus ideas y darte a pensar las mías; te siento, mi compañero, hermoso juntos somos completos y nos miramos con orgullo conociendo nuestras diferencias sabiéndonos mujer y hombre y apreciando la disimilitud de nuestros cuerpos.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Gioconda Belli
Todo Sea Por El AmorTantas cosas he hecho por vosque tengo que cuidarque su recuento no te suene a reclamo;porque todo ha sido hecho en virtud del amory los relámpagos y ciclones que soltéde la caja de Pandoraque un día me pusiste en las manossí es verdad que han dolido,que muchas veces me han arrancado piel de la raízy me han hecho buscarme el corazóncon miedo a no encontrar su pasito de soldadohan sido mi propia, soberana decisión,mi perdición, mi gozo,por los que me he conocido más mujercapaz de escaladas, acrobacias,tenacidad de burra rentada,por los que he recorrido sendas ignotas,mareada por el olor tan cercano de la felicidady te he buscado detrás de gestos y puertasy hasta de la manera de abandonar tu ropay cuando te he encontradome he abierto de par en parcomo jaula repleta de ruiseñoresy he sabido también cómo se sientetener un astro deslumbrante en las entrañas.No quiero, pues, equivocarme con reclamos;me hago responsable del sol y de la sombra,pero, ay amor, cómo me dueleque estando yo en tu espaciocomo estrella errabundafieramente colgada por vos en tu Universo,no me hayás descubierto elresplandor;no me hayás habitado,tomado posesión de mi luzy sólo te hayás atrevidoa palparme-como un ciego-en la oscuridad.

Todo Sea Por El AmorTantas cosas he hecho por vosque tengo que cuidarque su recuento no te suene a reclamo;porque todo ha sido hecho en virtud del amory los relámpagos y ciclones que soltéde la caja de Pandoraque un día me pusiste en las manossí es verdad que han dolido,que muchas veces me han arrancado piel de la raízy me han hecho buscarme el corazóncon miedo a no encontrar su pasito de soldadohan sido mi propia, soberana decisión,mi perdición, mi gozo,por los que me he conocido más mujercapaz de escaladas, acrobacias,tenacidad de burra rentada,por los que he recorrido sendas ignotas,mareada por el olor tan cercano de la felicidady te he buscado detrás de gestos y puertasy hasta de la manera de abandonar tu ropay cuando te he encontradome he abierto de par en parcomo jaula repleta de ruiseñoresy he sabido también cómo se sientetener un astro deslumbrante en las entrañas.No quiero, pues, equivocarme con reclamos;me hago responsable del sol y de la sombra,pero, ay amor, cómo me dueleque estando yo en tu espaciocomo estrella errabundafieramente colgada por vos en tu Universo,no me hayás descubierto elresplandor;no me hayás habitado,tomado posesión de mi luzy sólo te hayás atrevidoa palparme-como un ciego-en la oscuridad.

Yo Soy Tu Indómita GacelaYo soy tu indómita gacela,el trueno que rompe la luz sobre tu pechoYo soy el viento desatado en la montañay el fulgor concentrado del fuego del ocote.Yo caliento tus noches,encendiendo volcanes en mis manos,mojándote los ojos con el humo de mis cráteres.Yo he llegado hasta vos vestida de lluvia y de recuerdo,riendo la risa inmutable de los años.Yo soy el inexplorado camino,la claridad que rompe la tiniebla.Yo pongo estrellas entre tu piel y la míay te recorro entero,sendero tras sendero,descalzando mi amor,desnudando mi miedo.Yo soy un nombre que canta y te enamoradesde el otro lado de la luna,soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo.Yo soy algo que crece,algo que ríe y llora.Yo,la que te quiere.

Yo Soy Tu Indómita GacelaYo soy tu indómita gacela,el trueno que rompe la luz sobre tu pechoYo soy el viento desatado en la montañay el fulgor concentrado del fuego del ocote.Yo caliento tus noches,encendiendo volcanes en mis manos,mojándote los ojos con el humo de mis cráteres.Yo he llegado hasta vos vestida de lluvia y de recuerdo,riendo la risa inmutable de los años.Yo soy el inexplorado camino,la claridad que rompe la tiniebla.Yo pongo estrellas entre tu piel y la míay te recorro entero,sendero tras sendero,descalzando mi amor,desnudando mi miedo.Yo soy un nombre que canta y te enamoradesde el otro lado de la luna,soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo.Yo soy algo que crece,algo que ríe y llora.Yo,la que te quiere.

Antiguo oficio humano, este de querer apagar la luz. ¿Te acordás de la última vez que creímos poder iluminar la noche?.

Antiguo oficio humano, este de querer apagar la luz. ¿Te acordás de la última vez que creímos poder iluminar la noche?.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El placer de leer es doble cuando se vive con otra persona con la que compartir los libros.

Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran.

Las mujeres estamos siempre como presentando un examen, quizá no sabemos todo el tema a la perfección, pero damos lo mejor de nosotras mismas.

Los tristes tienen dos motivos para estarlo.

Frases célebres por autores