s

A veces el amor une a dos seres que no saben nadar y viven en dos islas distintas.

A veces el amor une a dos seres que no saben nadar y viven en dos islas distintas.
― Autor: Noel Clarasó

imagen de A veces el amor une a dos seres que no saben nadar y viven en dos islas distintas.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Noel Clarasó
La misión del escritor no consiste en decir lo que piensa, sino en decir lo que los otros creen que han pensado alguna vez.

La misión del escritor no consiste en decir lo que piensa, sino en decir lo que los otros creen que han pensado alguna vez.

Lo único que hace falta para que los hombres descubran el amor es tener demasiado cerca a una mujer; y lo único que hace falta para que este amor se disipe es seguir teniéndola demasiado cerca.

Lo único que hace falta para que los hombres descubran el amor es tener demasiado cerca a una mujer; y lo único que hace falta para que este amor se disipe es seguir teniéndola demasiado cerca.

Cuando se habla de estar enamorado como un loco se exagera; en general, se está enamorado como un tonto.

Cuando se habla de estar enamorado como un loco se exagera; en general, se está enamorado como un tonto.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Escribo novelas para recrear la vida a mi manera.

Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.

Se cayeron mis alas y yo no me rendí, así que ven aquí, brindemos que hoy es siempre todavía, que nunca me gustaron las despedidas.

El árbol no niega su sombra ni al leñador que le derribe.

Frases célebres por autores