s

No podemos permitirnos ser ingenuos al tratar los sueños. Se originan en un espíritu que no es totalmente humano sino más bien una bocanada de naturaleza.

No podemos permitirnos ser ingenuos al tratar los sueños. Se originan en un espíritu que no es totalmente humano sino más bien una bocanada de naturaleza.
― Autor: Carl Jung

imagen de No podemos permitirnos ser ingenuos al tratar los sueños. Se originan en un espíritu que no es totalmente humano sino más bien una bocanada de naturaleza.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Carl Jung
La vida y el espíritu son dos grandes poderes o necesidades entre los que el Ser Humano es puesto.

La vida y el espíritu son dos grandes poderes o necesidades entre los que el Ser Humano es puesto.

Todo depende de cómo vemos las cosas y no de como son en realidad,

Todo depende de cómo vemos las cosas y no de como son en realidad,

Muéstreme un Ser Humano sano y yo lo curaré para Usted.

Muéstreme un Ser Humano sano y yo lo curaré para Usted.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El que sabe ser pobre lo sabe todo.

No encontró respuesta, las respuestas no llegan siempre cuando uno las necesita, muchas veces ocurre que quedarse esperando es la única respuesta posible

El humano tiene que aprender a confiar en sus propias fuerzas. La lectura de biblias no lo va a proteger de las ráfagas invernales, sino las casas, el fuego y las ropas. Para impedir el hambre un arado vale lo que un millón de sermones.

Poca cosa nos consuela porque poca cosa nos aflige.

Frases célebres por autores