s

LxxixPorque son, niña, tus ojosverdes como el mar te quejas;verdes los tienen las náyades,verdes los tuvo Minerva,y verdes son las pupilasde las hurís del Profeta.El verde es gala y ornatodel bosque en la primavera.Entre sus siete coloresbrillante el Iris lo ostenta.Las esmeraldas son verdes,verde el color del que esperay las ondas del Océanoy el laurel de los poetas.Es tu mejilla tempranarosa de escarcha cubierta,en que el carmín de los pétalosse ve al través de las perlas.Y sin embargo,sé que te quejas,porque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que parecen sus pupilas,húmedas, verdes e inquietas,tempranas hojas de almendroque al soplo del aire tiemblan.Es tu boca de rubíespurpúrea granada abiertaque en el estío convidaa apagar la sed con ella.Y sin embargo,sé que te quejasporque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que parecen, si enojadatus pupilas centellean,las olas del mar que rompenen las cantábricas peñas.Es tu frente que coronacrespo el oro en ancha trenza,nevada cumbre en que el díasu postrera luz refleja.Y sin embargo,sé que te quejasporque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que, entre las rubias pestañas,junto a las sienes, semejanbroches de esmeralda y oroque un blanco armiño sujetan.Porque son, niña, tus ojosverdes como el mar te quejas;quizás si negros o azulesse tornasen lo sintieras.

LxxixPorque son, niña, tus ojosverdes como el mar te quejas;verdes los tienen las náyades,verdes los tuvo Minerva,y verdes son las pupilasde las hurís del Profeta.El verde es gala y ornatodel bosque en la primavera.Entre sus siete coloresbrillante el Iris lo ostenta.Las esmeraldas son verdes,verde el color del que esperay las ondas del Océanoy el laurel de los poetas.Es tu mejilla tempranarosa de escarcha cubierta,en que el carmín de los pétalosse ve al través de las perlas.Y sin embargo,sé que te quejas,porque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que parecen sus pupilas,húmedas, verdes e inquietas,tempranas hojas de almendroque al soplo del aire tiemblan.Es tu boca de rubíespurpúrea granada abiertaque en el estío convidaa apagar la sed con ella.Y sin embargo,sé que te quejasporque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que parecen, si enojadatus pupilas centellean,las olas del mar que rompenen las cantábricas peñas.Es tu frente que coronacrespo el oro en ancha trenza,nevada cumbre en que el díasu postrera luz refleja.Y sin embargo,sé que te quejasporque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que, entre las rubias pestañas,junto a las sienes, semejanbroches de esmeralda y oroque un blanco armiño sujetan.Porque son, niña, tus ojosverdes como el mar te quejas;quizás si negros o azulesse tornasen lo sintieras.
― Autor: Gustavo Adolfo Becquer

imagen de LxxixPorque son, niña, tus ojosverdes como el mar te quejas;verdes los tienen las náyades,verdes los tuvo Minerva,y verdes son las pupilasde las hurís del Profeta.El verde es gala y ornatodel bosque en la primavera.Entre sus siete coloresbrillante el Iris lo ostenta.Las esmeraldas son verdes,verde el color del que esperay las ondas del Océanoy el laurel de los poetas.Es tu mejilla tempranarosa de escarcha cubierta,en que el carmín de los pétalosse ve al través de las perlas.Y sin embargo,sé que te quejas,porque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que parecen sus pupilas,húmedas, verdes e inquietas,tempranas hojas de almendroque al soplo del aire tiemblan.Es tu boca de rubíespurpúrea granada abiertaque en el estío convidaa apagar la sed con ella.Y sin embargo,sé que te quejasporque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que parecen, si enojadatus pupilas centellean,las olas del mar que rompenen las cantábricas peñas.Es tu frente que coronacrespo el oro en ancha trenza,nevada cumbre en que el díasu postrera luz refleja.Y sin embargo,sé que te quejasporque tus ojoscrees que la afean:pues no lo creas.Que, entre las rubias pestañas,junto a las sienes, semejanbroches de esmeralda y oroque un blanco armiño sujetan.Porque son, niña, tus ojosverdes como el mar te quejas;quizás si negros o azulesse tornasen lo sintieras.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Gustavo Adolfo Becquer
Al brillar un relámpago nacemos y aún dura su fulgor cuando morimos; tan corto es el vivir.

Al brillar un relámpago nacemos y aún dura su fulgor cuando morimos; tan corto es el vivir.

Hoy como ayer, mañana como hoy, ¡y siempre igual!, un cielo gris, un horizonte eterno y andar..., andar.

Hoy como ayer, mañana como hoy, ¡y siempre igual!, un cielo gris, un horizonte eterno y andar..., andar.

¿A qué fingir el labio risas que se desmienten en los ojos?.

¿A qué fingir el labio risas que se desmienten en los ojos?.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Los conquistadores deben ser tolerantes y proteger todas las religiones.

Prueba en dar algo a tu prójimo, que puede ser que te sepa mejor distribuir que amontonar

Nos hemos tomado en serio aquello con lo cual sólo nos estaba permitido bromear (y viceversa).

Las cosas sólo tienen el valor que les damos.

Frases célebres por autores