s

Sin nuestro sufrimiento, nuestra tarea no diferiría de la asistencia social.

Sin nuestro sufrimiento, nuestra tarea no diferiría de la asistencia social.
― Autor: Madre Teresa De Calcuta

imagen de Sin nuestro sufrimiento, nuestra tarea no diferiría de la asistencia social.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Madre Teresa De Calcuta
La paz comienza con una sonrisa.

La paz comienza con una sonrisa.

No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.

El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Cualquier cosa que se quiere decir sólo hay una palabra para expresarla, un verbo para animarla y un adjetivo para calificarla.

Fuga En Los JardinesLas más jóvenes, deseándoos, avanzanpor estas avenidas de árboles fragantes.Evaden primavera que a las flores oxidacon un ardor oliendo a frutas, a corceles. ..¡Qué salvaje presencia la de las hembras púberesentre glicinias cálidas, entre celindas vívidas!Exigen que las amen, que las sigan corriendopara volcarles júbilos sobre la orilla ebria.¡Muchachas, corred más: corred hasta la aurora!Estos grandes varones de los pechos revueltosansían desgranaros, ¡oh mazorcas crujientes!,con su hambre de bocas y su hambre de frutos.Hasta el río, que es tajo delimitando sueños,huele a amor ya festines...Han temblado los álamos al estallar unánimeslos oscuros latidos de dobles ruiseñores.Los regazos del musgo, el frior de los juncos,contemplando el encuentro aceleran su verde.Es un cántico trémulo, en gargantas sorbidopor el amor abierto en mitad de la selva.¡Corred siempre, muchachas, que el seguiros excitael ardor de cogeros, suyas todas, a hombresque de fieros esgrimen el ademán tan sólo!Y envolveos en ropas de blanco lino puropara mojar con ellas esos cuerpos calientes,y amanecer ceñidas, ante el amor que vibra,por el celo del agua posesor de las vírgenes.

La vida es un juego de probabilidades terribles; si fuera una apuesta no intervendrías en ella.

Los amores son como los niños recién nacidos; hasta que no lloran no se sabe si viven.

Frases célebres por autores