s

La voz del intelecto es apagada, pero no descansa hasta haber logrado hacerse oír, y siempre termina por conseguirlo después de ser rechazada infinitas veces.

La voz del intelecto es apagada, pero no descansa hasta haber logrado hacerse oír, y siempre termina por conseguirlo después de ser rechazada infinitas veces.
― Autor: Sigmund Freud

imagen de La voz del intelecto es apagada, pero no descansa hasta haber logrado hacerse oír, y siempre termina por conseguirlo después de ser rechazada infinitas veces.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Sigmund Freud
No, nuestra ciencia no es una ilusión. Pero sí sería una ilusión suponer que lo que la ciencia no puede darnos lo podemos encontrar en otro lugar.

No, nuestra ciencia no es una ilusión. Pero sí sería una ilusión suponer que lo que la ciencia no puede darnos lo podemos encontrar en otro lugar.

El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra fue el fundador de la civilización.

El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra fue el fundador de la civilización.

Cada uno de nosotros tiene a todos como mortales menos a sí mismo.

Cada uno de nosotros tiene a todos como mortales menos a sí mismo.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

¡Siendo de dos una tristeza, ya no es tristeza, es alegría!

Consejos en amores nunca recibas, y menos cuando vienen de las amigas.

Poema de Las CosasQuizás estando sola, de noche, en tu aposentooirás que alguien te llama sin que tú sepas quién,y aprenderás entonces, que hay cosas como el vientoque existen ciertamente, pero que no se ven...Y también es posible que una tarde de hastíocomo florece un surco, te renazca un afán,y aprenderás entonces que hay cosas como el ríoque se están yendo siempre, pero que no se van...O al cruzar una calle, tu corazón risueñorecordará una pena que no tuviste ayery aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...Por más que tú prefieras ignorar estas cosassabrás por qué suspiras oyendo una cancióny aprenderás entonces que hay cosas como rosas,cosas que son hermosas, sin saber que lo son...Y una tarde cualquiera, sentirás que te has idoy un soplo de ceniza regará tu jardín,y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvidoson las únicas cosas que nunca tienen fin.

Sobre gustos no hay nada escrito.

Frases célebres por autores