s

Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no usarlos, toman el de sus amigas.

Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no usarlos, toman el de sus amigas.
― Autor: Alejandro Dumas

imagen de Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no usarlos, toman el de sus amigas.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Alejandro Dumas
¿cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres?. Debe ser el fruto de la educación.

¿cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres?. Debe ser el fruto de la educación.

La comida es la parte material de la alimentación, pero el vino es la parte espiritual de nuestro alimento.

La comida es la parte material de la alimentación, pero el vino es la parte espiritual de nuestro alimento.

Si dais la impresión de necesitar cualquier cosa no os darán nada; para hacer fortuna es preciso aparentar ser rico.

Si dais la impresión de necesitar cualquier cosa no os darán nada; para hacer fortuna es preciso aparentar ser rico.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

A jugar y perder, pagar y callar.

SueñoImagen alta y tierna del consuelo,aurora de mis mares de tristeza,lis de paz con olores de pureza,¡premio divino de mi largo duelo!Igual que el tallo de la flor del cielo,tu alteza se perdía en su belleza...Cuando hacia mí volviste la cabeza,creí que me elevaban de este suelo.Ahora, en el alba casta de tus brazos,acogido a tu pecho transparente,¡cuán claras a mí toman mis prisiones!¡Cómo mi corazón hecho pedazosagradece el dolor, al beso ardientecon que tú, sonriendo, lo compones!

No son las riquezas ni el esplendor, sino la tranquilidad y el trabajo, los que proporcionan la felicidad.

Mira hacia atrás y ríete de los peligros pasados.

Frases célebres por autores