s

Gran diferencia existe entre la persona que pide leer un libro y la que pide un libro para leer.

Gran diferencia existe entre la persona que pide leer un libro y la que pide un libro para leer.
― Autor: Gilbert Keith Chesterton

imagen de Gran diferencia existe entre la persona que pide leer un libro y la que pide un libro para leer.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Gilbert Keith Chesterton
La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.

La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.

Las verdades se convierten en dogmas desde el momento en que comienzan a ser discutidas.

Las verdades se convierten en dogmas desde el momento en que comienzan a ser discutidas.

El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo; y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza.

El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo; y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Lo que más necesitamos es una persona que nos obligue a hacer lo que sabemos.

Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo.

La moderación es un temor a caer en la envidia y en el desdén que merecen los que se embriagan con su dicha; es una vana ostentación de la fuerza de nuestro ánimo; y finalmente, la moderación de los hombres que se ven muy encumbrados es un deseo de parecer más grandes aún que su buena fortuna.

Dios no escucha vuestras palabras, salvo cuando él mismo las profiere a través de vuestros labios.

Frases célebres por autores