s

El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso.

El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso.
― Autor: Gilbert Keith Chesterton

imagen de El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Gilbert Keith Chesterton
Muchos críticos de hoy han pasado de la premisa de que una obra maestra puede ser impopular, a la premisa de que si no es impopular no puede ser una obra maestra.

Muchos críticos de hoy han pasado de la premisa de que una obra maestra puede ser impopular, a la premisa de que si no es impopular no puede ser una obra maestra.

El pesimista sabe rebelarse contra el mal. Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.

El pesimista sabe rebelarse contra el mal. Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.

Los que se revolvieron contra las primeras invasiones de la maquinaria industrial tenían razón: quizá no en pensar que reducirían el número de trabajadores, pero si en pensar que reducirían el número de los dueños.

Los que se revolvieron contra las primeras invasiones de la maquinaria industrial tenían razón: quizá no en pensar que reducirían el número de trabajadores, pero si en pensar que reducirían el número de los dueños.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Algunos libros son inmerecidamente olvidados; ninguno es inmerecidamente recordado

Las tristezas no se quedan para siempre cuando caminamos en dirección a lo que siempre deseamos.

No hay hombre tan falto de amigos que no pueda encontrar alguno con sinceridad bastante para decirle alguna verdad desagradable

No hay cosa tan cara como la que con ruegos se compra.

Frases célebres por autores