s

A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas.

A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas.
― Autor: Marcel Proust

imagen de A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Marcel Proust
La ambición embriaga más que la gloria.

La ambición embriaga más que la gloria.

En el sacerdote, como en el alienista, siempre hay algo de juez de instrucción.

En el sacerdote, como en el alienista, siempre hay algo de juez de instrucción.

Cierta aristocracia, educada desde la infancia para considerar su nombre como una ventaja interior que nada puede quitarle, sabe que puede evitarse -pues nada le añadirian- los esfuerzos que sin resultado posterior apreciable hacen tantos burgueses por profesar sólo opiniones bien consideradas y frecuentar sólo a personas bienpensantes.

Cierta aristocracia, educada desde la infancia para considerar su nombre como una ventaja interior que nada puede quitarle, sabe que puede evitarse -pues nada le añadirian- los esfuerzos que sin resultado posterior apreciable hacen tantos burgueses por profesar sólo opiniones bien consideradas y frecuentar sólo a personas bienpensantes.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Un hombre no es desdichado a causa de la ambición, sino porque ésta lo devora.

Tenemos bastante religión como para odiarnos, pero no suficiente como para amarnos.

Dos personas que se proponen entenderse la una a la otra hasta lo más hondo son como dos espejos frente a frente que se arrojan sin pausa, cada vez desde más lejos, sus propias imágenes, desesperados por ver más, hasta perderse en el horror de una distancia irremediable.

Un día del hombre erudito es más largo que un siglo del ignorante

Frases célebres por autores