s

¡oh Triste Coche Viejo...!¡Oh triste coche viejo, que en mi memoria ruedas!¡Pueblo, que en un recodo de mi alma te pierdes!¡Lágrima grande y pura, lucero que te quedas,temblando en la colina, sobre los campos verdes!Verde el cielo profundo, despertaba el camino,fresco y fragante del encanto de la hora;cantaba un ruiseñor despierto, y el molinorumiaba un son eterno, rosa frente a la aurora.-Y en el alma, un recuerdo, una lágrima, unamano alzando un visillo blanco al pasar un coche...la calle de la víspera, azul bajo la lunasolitaria, los besos de la última noche¡Oh triste coche viejo, que en mi memoria ruedas!¡Pueblo, que en un recodo de mi alma te pierdes!¡Lágrima grande y pura, lucero que te quedas,temblando, en la colina, sobre los campos verdes!

¡oh Triste Coche Viejo...!¡Oh triste coche viejo, que en mi memoria ruedas!¡Pueblo, que en un recodo de mi alma te pierdes!¡Lágrima grande y pura, lucero que te quedas,temblando en la colina, sobre los campos verdes!Verde el cielo profundo, despertaba el camino,fresco y fragante del encanto de la hora;cantaba un ruiseñor despierto, y el molinorumiaba un son eterno, rosa frente a la aurora.-Y en el alma, un recuerdo, una lágrima, unamano alzando un visillo blanco al pasar un coche...la calle de la víspera, azul bajo la lunasolitaria, los besos de la última noche¡Oh triste coche viejo, que en mi memoria ruedas!¡Pueblo, que en un recodo de mi alma te pierdes!¡Lágrima grande y pura, lucero que te quedas,temblando, en la colina, sobre los campos verdes!
― Autor: Juan Ramón Jiménez

imagen de ¡oh Triste Coche Viejo...!¡Oh triste coche viejo, que en mi memoria ruedas!¡Pueblo, que en un recodo de mi alma te pierdes!¡Lágrima grande y pura, lucero que te quedas,temblando en la colina, sobre los campos verdes!Verde el cielo profundo, despertaba el camino,fresco y fragante del encanto de la hora;cantaba un ruiseñor despierto, y el molinorumiaba un son eterno, rosa frente a la aurora.-Y en el alma, un recuerdo, una lágrima, unamano alzando un visillo blanco al pasar un coche...la calle de la víspera, azul bajo la lunasolitaria, los besos de la última noche¡Oh triste coche viejo, que en mi memoria ruedas!¡Pueblo, que en un recodo de mi alma te pierdes!¡Lágrima grande y pura, lucero que te quedas,temblando, en la colina, sobre los campos verdes!

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Juan Ramón Jiménez
Manos¡Ay tus manos cargadas de rosas! Son más purastus manos que las rosas. Y entre las hojas blancas,surgen lo mismo que pedazos de luceros,que alas de mariposas albas, que sedas cándidas.¿Se te cayeron de la luna? ¿Juguetearonen una primavera celeste? ¿son del alma?Tienen esplendor vago de lirios de otro mundo;deslumbran lo que sueñan, refrescan lo que cantan.Mi frente se serena, como un cielo de tarde,cuando tú con tus manos entre sus nubes andas;si las beso, la púrpura de brasa de mi bocaempalidece de su blancor de piedra de agua.¡Tus manos entre sueños! Atraviesan, palomasde fuego blanco, por mis pesadillas malas,y, a la aurora me abren, como con luz de ti,la claridad suave del oriente de plata.

Manos¡Ay tus manos cargadas de rosas! Son más purastus manos que las rosas. Y entre las hojas blancas,surgen lo mismo que pedazos de luceros,que alas de mariposas albas, que sedas cándidas.¿Se te cayeron de la luna? ¿Juguetearonen una primavera celeste? ¿son del alma?Tienen esplendor vago de lirios de otro mundo;deslumbran lo que sueñan, refrescan lo que cantan.Mi frente se serena, como un cielo de tarde,cuando tú con tus manos entre sus nubes andas;si las beso, la púrpura de brasa de mi bocaempalidece de su blancor de piedra de agua.¡Tus manos entre sueños! Atraviesan, palomasde fuego blanco, por mis pesadillas malas,y, a la aurora me abren, como con luz de ti,la claridad suave del oriente de plata.

En El Sopor Azul E Hirviente de La Siesta...En el sopor azul e hirviente de la siesta,el jardín arde al sol. Huele a rosas quemadas.La mar mece, entre inmóviles guirnaldas de floresta,una diamantería de olas soleadas.Cúpulas amarillas encienden a lo lejos,en la ciudad atlántica, veladas fantasías;saltan, ríen, titilan momentáneos reflejosde azulejos, de bronces y de cristalerías.El agua abre sus frescos abanicos de plata,hasta el reposo verde de las calladas hojas,y en el silencio solitario una fragata,blanca y henchida, surje, entre las rocas rojas. ..( De Mar del sur )

En El Sopor Azul E Hirviente de La Siesta...En el sopor azul e hirviente de la siesta,el jardín arde al sol. Huele a rosas quemadas.La mar mece, entre inmóviles guirnaldas de floresta,una diamantería de olas soleadas.Cúpulas amarillas encienden a lo lejos,en la ciudad atlántica, veladas fantasías;saltan, ríen, titilan momentáneos reflejosde azulejos, de bronces y de cristalerías.El agua abre sus frescos abanicos de plata,hasta el reposo verde de las calladas hojas,y en el silencio solitario una fragata,blanca y henchida, surje, entre las rocas rojas. ..( De Mar del sur )

Mi libertad consiste en tomar de la vida lo que me parece mejor para mí y para todos; y en darlo con mi vida.

Mi libertad consiste en tomar de la vida lo que me parece mejor para mí y para todos; y en darlo con mi vida.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Cuando se viaja en avión solamente existen dos clases de emociones: el aburrimiento y el terror.

El verdadero hombre feliz es aquel que sabe distinguir las fronteras entre el deseo y el bienestar, y se mantiene firmemente sobre el terreno más alto

Tanto tienes, tanto vales.

No necesitas una espada para cortar dos flores.

Frases célebres por autores