s

Las Tardes de EneroVa cayendo la noche: La brumaha bajado a los montes el cielo:Una lluvia menuda y monótonahumedece los árboles secos.El rumor de sus gotas penetrahasta el fondo sagrado del pecho,donde el alma, dulcísima, escondesu perfume de amor y recuerdos.¡Cómo cae la bruma en en alma!¡Qué tristeza de vagos misteriosen sus nieblas heladas escondenesas tardes sin sol ni luceros!En las tardes de rosas y brisaslos dolores se olvidan, riendo,y las penas glaciales se ocultantras los ojos radiantes de fuego.Cuando el frío desciende a la tierra,inundando las frentes de invierno,se reflejan las almas marchitasa través de los pálidos cuerpos.Y hay un algo de pena insondableen los ojos sin lumbre del cielo,y las largas miradas se pierdenen la nada sin fe de los sueños.La nostalgia, tristísima, arrojaen las almas su amargo silencio,Y los niños se duermen soñandocon ladrones y lobos hambrientos.Los jardines se mueren de frío;en sus largos caminos desiertosno hay rosales cubiertos de rosas,no hay sonrisas, suspiros ni besos.¡Como cae la bruma en el almaperfumada de amor y recuerdos!¡Cuantas almas se van de la vidaestas tardes sin sol ni luceros!

Las Tardes de EneroVa cayendo la noche: La brumaha bajado a los montes el cielo:Una lluvia menuda y monótonahumedece los árboles secos.El rumor de sus gotas penetrahasta el fondo sagrado del pecho,donde el alma, dulcísima, escondesu perfume de amor y recuerdos.¡Cómo cae la bruma en en alma!¡Qué tristeza de vagos misteriosen sus nieblas heladas escondenesas tardes sin sol ni luceros!En las tardes de rosas y brisaslos dolores se olvidan, riendo,y las penas glaciales se ocultantras los ojos radiantes de fuego.Cuando el frío desciende a la tierra,inundando las frentes de invierno,se reflejan las almas marchitasa través de los pálidos cuerpos.Y hay un algo de pena insondableen los ojos sin lumbre del cielo,y las largas miradas se pierdenen la nada sin fe de los sueños.La nostalgia, tristísima, arrojaen las almas su amargo silencio,Y los niños se duermen soñandocon ladrones y lobos hambrientos.Los jardines se mueren de frío;en sus largos caminos desiertosno hay rosales cubiertos de rosas,no hay sonrisas, suspiros ni besos.¡Como cae la bruma en el almaperfumada de amor y recuerdos!¡Cuantas almas se van de la vidaestas tardes sin sol ni luceros!
― Autor: Juan Ramón Jiménez

imagen de Las Tardes de EneroVa cayendo la noche: La brumaha bajado a los montes el cielo:Una lluvia menuda y monótonahumedece los árboles secos.El rumor de sus gotas penetrahasta el fondo sagrado del pecho,donde el alma, dulcísima, escondesu perfume de amor y recuerdos.¡Cómo cae la bruma en en alma!¡Qué tristeza de vagos misteriosen sus nieblas heladas escondenesas tardes sin sol ni luceros!En las tardes de rosas y brisaslos dolores se olvidan, riendo,y las penas glaciales se ocultantras los ojos radiantes de fuego.Cuando el frío desciende a la tierra,inundando las frentes de invierno,se reflejan las almas marchitasa través de los pálidos cuerpos.Y hay un algo de pena insondableen los ojos sin lumbre del cielo,y las largas miradas se pierdenen la nada sin fe de los sueños.La nostalgia, tristísima, arrojaen las almas su amargo silencio,Y los niños se duermen soñandocon ladrones y lobos hambrientos.Los jardines se mueren de frío;en sus largos caminos desiertosno hay rosales cubiertos de rosas,no hay sonrisas, suspiros ni besos.¡Como cae la bruma en el almaperfumada de amor y recuerdos!¡Cuantas almas se van de la vidaestas tardes sin sol ni luceros!

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Juan Ramón Jiménez
EternidadesVino primero pura,vestida de inocencia;y la amé como un niño.Luego se fue vistiendode no sé qué ropajes;y la fui odiando sin saberlo.Llegó a ser una reinafastuosa de tesoros...¡Qué iracundia de yel y sin sentido!Más se fue desnudandoy yo le sonreía.Se quedó con la túnicade su inocencia antigua.Creí de nuevo en ella.Y se quitó la túnicay apareció desnuda toda.¡Oh pasión de mi vida, poesíadesnuda, mía para siempre!

EternidadesVino primero pura,vestida de inocencia;y la amé como un niño.Luego se fue vistiendode no sé qué ropajes;y la fui odiando sin saberlo.Llegó a ser una reinafastuosa de tesoros...¡Qué iracundia de yel y sin sentido!Más se fue desnudandoy yo le sonreía.Se quedó con la túnicade su inocencia antigua.Creí de nuevo en ella.Y se quitó la túnicay apareció desnuda toda.¡Oh pasión de mi vida, poesíadesnuda, mía para siempre!

Lejos Tú, Lejos de Ti...Lejos tú, lejos de ti,yo, más cerca del mío;afuera tú, hacia la tierra,yo hacia adentro, al infinito.Los soles que tu verás,serán los soles ya vistos;yo veré los soles nuevosque sólo enciende el espíritu.Nuestros rostros, al volversea hallar, no dirán lo mismo.Tu olvido estará en tus ojos,en mi corazón mi olvido.

Lejos Tú, Lejos de Ti...Lejos tú, lejos de ti,yo, más cerca del mío;afuera tú, hacia la tierra,yo hacia adentro, al infinito.Los soles que tu verás,serán los soles ya vistos;yo veré los soles nuevosque sólo enciende el espíritu.Nuestros rostros, al volversea hallar, no dirán lo mismo.Tu olvido estará en tus ojos,en mi corazón mi olvido.

OtoñoEsparce octubre, al blando movimientodel sur, las hojas áureas y las rojas,y, en la caída clara de sus hojas,se lleva al infinito el pensamiento.Qué noble paz en este alejamientode todo; oh prado bello que deshojastus flores; oh agua fría ya, que mojascon tu cristal estremecido el viento!¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,echado en el verdor de una colina!En una decadencia de hermosura,la vida se desnuda, y resplandecela excelsitud de su verdad divina.

OtoñoEsparce octubre, al blando movimientodel sur, las hojas áureas y las rojas,y, en la caída clara de sus hojas,se lleva al infinito el pensamiento.Qué noble paz en este alejamientode todo; oh prado bello que deshojastus flores; oh agua fría ya, que mojascon tu cristal estremecido el viento!¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,echado en el verdor de una colina!En una decadencia de hermosura,la vida se desnuda, y resplandecela excelsitud de su verdad divina.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Días de mucho, vísperas de nada.

La novedad es madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza

Opino que a los cincuenta, cada uno tiene la cara que se merece.

La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.

Frases célebres por autores