s

Los dos poderes más apreciados en un autor son: convertir en familiares las cosas nuevas y en nuevas las familiares.

Los dos poderes más apreciados en un autor son: convertir en familiares las cosas nuevas y en nuevas las familiares.
― Autor: Ben Johnson

imagen de Los dos poderes más apreciados en un autor son: convertir en familiares las cosas nuevas y en nuevas las familiares.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Ben Johnson
Las diversiones publicas son beneficiosas porque apartan a la gente del vicio.

Las diversiones publicas son beneficiosas porque apartan a la gente del vicio.

El arte tiene un enemigo que se llama ignorancia.

El arte tiene un enemigo que se llama ignorancia.

Los primeros días del hombre son provisión para los últimos.

Los primeros días del hombre son provisión para los últimos.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Pasión Y Muerte de La LuzVIIIMi entraña mereció, panal mestizo,la incorruptible ley de tu voluta.En cada nervio de clavel o frutaun embozado arroyo de granizo.La abeja por mi sangre se deshizo.Vi las raíces de tu isla enjuta,y el atisbo tenaz de la cicutamezcló a tu piel su aroma fronterizo.Tiendo la mano para recogerlay el lento cáliz de una llaga fríaestanca el iris de tu simple perla.Me ciño a su enlutada melodíaquemándome sin fin por retenerlaen el doble rumor de mi agonía.XEl verano se agota en el racimo.Ni avena, ni cigarra, ni amapola.Ni el alga haciendo venas en la ola,ni las tímidas ranas en el limo.Ni la corteza que hasta el llanto oprimoentre la tierna muchedumbre, sola,hecha de sangre y labios la aureoladonde me corroboro y me lastimo.Ni la centella que la liebre rubiamueve entre los primores del rocío,ni la humilde fragancia de la alubia.Ni el caballo de sal que adiestra el río;ni la múltiple espada de la lluvia,dirán tu arisca huella, idioma frío.

Sólo hay una avaricia honrosa: la de las palabras

Tengo otro deber igualmente sagrado (que la responsabilidad): mi deber conmigo mismo.

Educar es crecer, así somos capaces de ver a todos por igual y ser llenos de entendimiento.

Frases célebres por autores