s

Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.

Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.
― Autor: Napoleón I

imagen de Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Napoleón I
El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre.

El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre.

Levantar un andamio no es edificar

Levantar un andamio no es edificar

El método más seguro de permanecer pobre es, sin duda, ser una persona franca.

El método más seguro de permanecer pobre es, sin duda, ser una persona franca.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Forma parte de la curación el deseo de ser curado.

No esperes que tu amigo venga a descubrirte su necesidad; ayúdale antes.

Te Escribo, SergioTe escribo, Sergiodesde la soledaddel mediodía asoleado y desnudomientras azota el vientoy estoy, gatunamente,enrollada en la camadonde anoche te quise y me quisisteentre tiempos, sonrisas y misterios.Va quedando lejanoel mundo que existía antes de conocertey va naciendo un nido de palabras y besos,un nido tembloroso de miedo y esperanzadonde a veces me siento retozando entre trinos,y otras veces me asusto,abro los ojos y me quedo quieta,pensando en este panal de mielque estamos explorando,como un hermoso, hipnotizante laberinto,donde no hay piedritas blancas,ni mágicos hilosque nos enseñen el camino de regreso.

La felicidad pasa tan deprisa que no deja huella, salvo en el caso de las obras de la imaginación

Frases célebres por autores