s

El que cae desde una dicha bien cumplida, poco le importa cuán hondo sea el abismo.

El que cae desde una dicha bien cumplida, poco le importa cuán hondo sea el abismo.
― Autor: Lord Byron

imagen de El que cae desde una dicha bien cumplida, poco le importa cuán hondo sea el abismo.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Lord Byron
¿Qué sería la juventud sin el mar?.

¿Qué sería la juventud sin el mar?.

El amor en la vida del hombrees un episodio; en la mujer es toda la existencia

El amor en la vida del hombrees un episodio; en la mujer es toda la existencia

El mejor profeta del futuro es el pasado.

El mejor profeta del futuro es el pasado.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Nuestro canario se escapó un día de primavera llega a su fin.

Cuando pases por la tierra de los tuertos, cierra un ojo.

La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia.

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

Frases célebres por autores