s

Tengo yo la entrada de tus recuerdos, quietos, encerrados en mis caricias: forma de tu vida.

Tengo yo la entrada de tus recuerdos, quietos, encerrados en mis caricias: forma de tu vida.
― Autor: Manuel Altolaguirre

imagen de Tengo yo la entrada de tus recuerdos, quietos, encerrados en mis caricias: forma de tu vida.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Manuel Altolaguirre
No me resigno a dar la despedida a tal altivo y firme sentimiento que tanto impulso y luz diera a mi vida.

No me resigno a dar la despedida a tal altivo y firme sentimiento que tanto impulso y luz diera a mi vida.

Huyo del mal que me enoja buscando el bien que me falta. Más que las penas que tengo me duelen las esperanzas.

Huyo del mal que me enoja buscando el bien que me falta. Más que las penas que tengo me duelen las esperanzas.

Ser tuyo es renacerme porque logras borrar, hundir, que se retiren todos los espejos, los muros de mi alma.

Ser tuyo es renacerme porque logras borrar, hundir, que se retiren todos los espejos, los muros de mi alma.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El tiempo fortalece la amistad y debilita el amor.

Las ideas no son responsables de lo que los hombres hacen de ellas.

No hay ningún general que no crea tener los mismos derechos al trono que yo. No hay ningún hombre influyente que no crea haber dirigido mi marcha el 18 de Brumario. Estoy obligado, pues, a ser muy severo con estos hombres. Si me familiarizase con ellos no tardarían en repartirse mi poder y el tesoro público. No me quieren, pero me temen, y eso es suficiente.

De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Frases célebres por autores