s

Así corrompe el ocio al cuerpo humano, como se corrompen las aguas si están quedas.

Así corrompe el ocio al cuerpo humano, como se corrompen las aguas si están quedas.
― Autor: Ovidio

imagen de Así corrompe el ocio al cuerpo humano, como se corrompen las aguas si están quedas.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Ovidio
La abundancia me hizo pobre

La abundancia me hizo pobre

Nacemos con lágrimas, entre lágrimas transcurre nuestra vida y con lágrimas cerramos nuestro último día

Nacemos con lágrimas, entre lágrimas transcurre nuestra vida y con lágrimas cerramos nuestro último día

Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que muere de sed

Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que muere de sed

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Los hombres más capaces de pensar sobre el amor son los que menos lo han vivido; y los que lo han vivido suelen ser incapaces de meditar sobre él.

FugaAl ver por dónde huyesdichoso cambiaríalas sendas interiores de tu almapor las de alegres campos.Que si tu fuga fuerasobre verdes caminosy sobre las espumas,y te vieran mis ojos,seguirte yo sabría.No hacia dentro de ti,donde te internas,que al querer perseguirteme doy contra los muros de tu cuerpo.No hacia dentro de ti,porque no estemos:tú, pálida, escondida,yo como ante una puertaante tu pecho frío.

Una voluntad enérgica encuentra tiempo o lo crea

El mar, por su naturaleza, estaría tranquilo y quieto si los vientos no lo revolvieran y turbaran. De la misma manera el pueblo estaría quieto y sería dócil si oradores y sediciosos no lo removiesen y agitasen.

Frases célebres por autores