s

Sostenemos estas verdades como evidentes por sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador con ciertos derechos inalienables; que entre ellos están la vida, la libertad, y la persecución de la felicidad.

Sostenemos estas verdades como evidentes por sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador con ciertos derechos inalienables; que entre ellos están la vida, la libertad, y la persecución de la felicidad.
― Autor: Thomas Jefferson

imagen de Sostenemos estas verdades como evidentes por sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador con ciertos derechos inalienables; que entre ellos están la vida, la libertad, y la persecución de la felicidad.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Thomas Jefferson
Nunca he podido concebir cómo un ser racional podría perseguir la felicidad ejerciendo el poder sobre otros.

Nunca he podido concebir cómo un ser racional podría perseguir la felicidad ejerciendo el poder sobre otros.

Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado.

Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado.

Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública.

Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Los delitos llevan a las espaldas el castigo.

un locoEs una tarde mustia y desabridade un otoño sin frutos, en la tierraestéril y raídadonde la sombra de un centauro yerra.Por un camino en la árida llanura,entre álamos marchitos,a solas con su sombra y su locurava el loco, hablando a gritos.Lejos se ven sombríos estepares,colinas con malezas y cambrones,y ruinas de viejos encinares,coronando los agrios serrijones.El loco vociferaa solas con su sombra y su quimera.Es horrible y grotesta su figura;flaco, sucio, maltrecho y mal rapado,ojos de calenturailuminan su rostro demacrado.Huye de la ciudad... Pobres maldades,misérrimas virtudes y quehaceresde chulos aburridos, y ruindadesde ociosos mercaderes.Por los campos de Dios el loco avanza.Tras la tierra esquelética y sequiza?rojo de herrumbre y pardo de ceniza?hay un sueño de lirio en lontananza.Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano!?¡carne triste y espíritu villano!?.No fue por una trágica amarguraesta alma errante desgajada y rota;purga un pecado ajeno: la cordura,la terrible cordura del idiota.

Aunque el mundo contiene muchas cosas decididamente malas, la peor de todas ellas es la sociedad.

Amo En TiAmo en ti lo que en otroshubiera despreciado:tus pasos algo tardos,tus pies casi pesados;tu cabeza inclinada hacia la frente;tu madurez,y tu cansancio.Amo el gesto de tus labios,tus sonrisas,trago a trago.Tu traje también lo amo:es tu presencia;sus arrugas son la marcade tus luchas.Tus zapatos son un signo de mi espera,cuando van tristemente hacia tus calles.¿Por qué tieneslas manos desatadas?¿Quieres llevar la frente levantaday estar firme,y regresar a tu vozhoy, y mañana,con la misma palabradecantada?Te hallaríasinundado de fango,enturbiadas tus manos,y los hombrosagobiados de pronto por un pesoacerbotan intensoque te arrastraría encadenado hacia los añosvenideros.Un sabor cáustico de acíbarpurifica mis labios.Tengo envenenada la garganta.Gritaría con rabia,tumbaría mis puertas, mis techos, mis aldabas,destruiría sin conciencia mi casa y tu casa,para romper las atadurasde tu alianza.Pero sería la derrota de lo que vale adentro,y estaríasempequeñecido por ti frente a tus ojos,débil para la lucha de los odiosno tan grande, no tan fiero, no tan alto,cuando tu cruz se levantesobre el altar de tus años.

Frases célebres por autores