s

No tomes el nombre de Dios en vano; escoge el momento en que tenga efecto.

No tomes el nombre de Dios en vano; escoge el momento en que tenga efecto.
― Autor: Ambrose Bierce

imagen de No tomes el nombre de Dios en vano; escoge el momento en que tenga efecto.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Ambrose Bierce
Razonar: sopesar probabilidades en la balanza del deseo.

Razonar: sopesar probabilidades en la balanza del deseo.

Aburrido: El que habla cuando desea que lo escuches.

Aburrido: El que habla cuando desea que lo escuches.

Paciencia: forma menor de desesperación disfrazada de virtud.

Paciencia: forma menor de desesperación disfrazada de virtud.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Cada hombre, en el fondo de su corazón, tiene derecho a creerse enteramente igual a los demás hombres; de ello no se desprende que el cocinero de un cardenal deba ordenar a su amo que le haga la cena; pero el cocinero puede decir: Soy hombre como mi amo; he nacido llorando como él; él morirá como yo entre las mismas angustias y las mismas ceremonias. Los dos tenemos las mismas funciones animales. Si los turcos se apoderan de Roma, y entonces yo me convierto en cardenal y mi amo en cocinero, lo tomaré a mi servicio.

Dime cómo te diviertes y te diré quién eres.

El poder arbitrario constituye una tentación natural para un príncipe, como el vino o las mujeres para un hombre joven, o el soborno para un juez, o la avaricia para el viejo, o la vanidad para la mujer.

Los buscadores de oro cavan mucho y hallan poco.

Frases célebres por autores