s

Ella es la fuerza viva, el soplo ardiente de cuanto sueña y goza, piensa y siente; de cuanto canta y ríe, vibra y ama.

Ella es la fuerza viva, el soplo ardiente de cuanto sueña y goza, piensa y siente; de cuanto canta y ríe, vibra y ama.
― Autor: Salvador Rueda

imagen de Ella es la fuerza viva, el soplo ardiente de cuanto sueña y goza, piensa y siente; de cuanto canta y ríe, vibra y ama.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Salvador Rueda
Ya viene la primavera, ya los pájaros se hermanan,¡cuánto espacio entre nosotros y cuán cerca nuestras almas!.

Ya viene la primavera, ya los pájaros se hermanan,¡cuánto espacio entre nosotros y cuán cerca nuestras almas!.

Tus ojos son un delito negro como las tinieblas, y tienes para ocultarlo bosque de pestañas negras.

Tus ojos son un delito negro como las tinieblas, y tienes para ocultarlo bosque de pestañas negras.

Como el almendro florido has de ser con los rigores, si un rudo golpe recibes suelta una lluvia de flores.

Como el almendro florido has de ser con los rigores, si un rudo golpe recibes suelta una lluvia de flores.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora

El hombre es el ser que necesita absolutamente de la verdad y, al revés, la verdad es lo único que esencialmente necesita el hombre, su única necesidad incondicional.

Ando en busca del ángel que dejos sus huellas.

Esto no es una carta, sino mis brazos a tu alrededor durante un breve momento.

Frases célebres por autores