s

Como el almendro florido has de ser con los rigores, si un rudo golpe recibes suelta una lluvia de flores.

Como el almendro florido has de ser con los rigores, si un rudo golpe recibes suelta una lluvia de flores.
― Autor: Salvador Rueda

imagen de Como el almendro florido has de ser con los rigores, si un rudo golpe recibes suelta una lluvia de flores.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Salvador Rueda
Yo no sé qué me sucede desde que te di mi alma, que cualquier senda que tomo me ha de llevar a tu casa.

Yo no sé qué me sucede desde que te di mi alma, que cualquier senda que tomo me ha de llevar a tu casa.

El agua, como un tálamo amoroso, te ofrece sus cristales movedizos donde tiendes tu cuerpo luminoso.

El agua, como un tálamo amoroso, te ofrece sus cristales movedizos donde tiendes tu cuerpo luminoso.

En el altar de tu reja digo una misa de amor, tú eres la virgen divina y el sacerdote soy yo.

En el altar de tu reja digo una misa de amor, tú eres la virgen divina y el sacerdote soy yo.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Tengo 25 años, 70 centavos en el bolsillo y una sola ambición: llegar a ser actor.

La función capital de la cultura, su verdadera razón de ser, es defendernos contra la naturaleza.

No anheles impaciente el bien futuro: mira que ni el presente está seguro

Los hombres que alaban siempre son o simples o bajos; los que no alaban nunca son o imbéciles o envidiosos.

Frases célebres por autores