s

Cada vez que a verte voy en tu puerta me detengo, pues temo que la alegría me trastorne el pensamiento.

Cada vez que a verte voy en tu puerta me detengo, pues temo que la alegría me trastorne el pensamiento.
― Autor: Salvador Rueda

imagen de Cada vez que a verte voy en tu puerta me detengo, pues temo que la alegría me trastorne el pensamiento.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Salvador Rueda
Aprovecha tus abriles y ama al hombre que te quiera, mira que el invierno es largo y corta la primavera.

Aprovecha tus abriles y ama al hombre que te quiera, mira que el invierno es largo y corta la primavera.

No soy dueño de mí mismo ni voy donde a mí me agrada, atado llevo el deseo al hilo de tu mirada.

No soy dueño de mí mismo ni voy donde a mí me agrada, atado llevo el deseo al hilo de tu mirada.

Tiene la mariposa cuatro alas; tú tienes cuatro versos voladores; ella, al girar, resbala por las flores; tú por los labios, al girar, resbalas.

Tiene la mariposa cuatro alas; tú tienes cuatro versos voladores; ella, al girar, resbala por las flores; tú por los labios, al girar, resbalas.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La verdad es bella, sin duda, pero las mentiras también lo son.

La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.

La sabiduría es una larga consecuencia.

Con el espíritu sucede lo mismo que con el estómago: sólo puede confiársele aquello que pueda digerir.

Frases célebres por autores