s

Qué triste le pone siempre a uno la alegría de los tontos, en el manicomio como en el fútbol o en la tele.

Qué triste le pone siempre a uno la alegría de los tontos, en el manicomio como en el fútbol o en la tele.
― Autor: Francisco Umbral

imagen de Qué triste le pone siempre a uno la alegría de los tontos, en el manicomio como en el fútbol o en la tele.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Francisco Umbral
El deporte es una estilización de la guerra.

El deporte es una estilización de la guerra.

Un regalo de Reyes suele suponer, más que el capricho del niño, el fantasma de un anhelo o desconsuelo de los padres.

Un regalo de Reyes suele suponer, más que el capricho del niño, el fantasma de un anhelo o desconsuelo de los padres.

El lenguaje literario es un lenguaje que ha perdido la memoria colectiva.

El lenguaje literario es un lenguaje que ha perdido la memoria colectiva.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El verdadero dolor, el que nos hace sufrir profundamente, hace a veces serio y constante hasta al hombre irreflexivo; incluso los pobres de espíritu se vuelven más inteligentes después de un gran dolor.

Tal vez nadie lo sepa... Como tal vez un día todos irán sabiendo lo que nadie sabía

La fortaleza de los hombres juiciosos no es más que el arte de encerrar el propio desasosiego dentro del corazón.

En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

Frases célebres por autores