s

Los hombres entienden las discusiones como el arte de hacer callar al adversario; las mujeres como el arte de no dejar la posibilidad de hablar.

Los hombres entienden las discusiones como el arte de hacer callar al adversario; las mujeres como el arte de no dejar la posibilidad de hablar.
― Autor: Fritz Eckhardt

imagen de Los hombres entienden las discusiones como el arte de hacer callar al adversario; las mujeres como el arte de no dejar la posibilidad de hablar.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Fritz Eckhardt
Los hombres entienden las discusiones como el arte de hacer callar al adversario; las mujeres como el arte de no dejar la posibilidad de hablar.

Los hombres entienden las discusiones como el arte de hacer callar al adversario; las mujeres como el arte de no dejar la posibilidad de hablar.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El que halla gusto en lo ajeno, está descontento con lo suyo

El perro, si está bien educado, se equipara incluso a un hombre sabio.

Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlo.

Acercarme a ti hasta que note tu aliento sobre mi mejilla, bésame suavemente, mientras me dices te quiero, no me dejes sola por favor, no en esta triste oscuridad, no salgas de la pista de baile, baila conmigo hasta el amanecer, hagamos de Silvia y Mikey.No hago más que mirarte con estos ojos hambrientos de ti, con ganas de que me mires y de que me sonrías, de que te acerques a mí y me susurres al oído que me esperas en la sala de los enamorados dentro de cinco minutos, donde me besarás y me agarrarás diciéndome que no te deje nunca, que te quiera el resto de mi vida. Lo haré, lo prometo.

Frases célebres por autores