s

¿Te has inclinado a veces para tocar la tierra donde el musgo defiende las flores más pequeñas?.

¿Te has inclinado a veces para tocar la tierra donde el musgo defiende las flores más pequeñas?.
― Autor: Sara de Ibáñez

imagen de ¿Te has inclinado a veces para tocar la tierra donde el musgo defiende las flores más pequeñas?.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Sara de Ibáñez
Tú, Esperando Mi SombraAhora que oyes tu sangreme has oído.Ahora que te has quedado dueño del universo,la más desamparada criatura del tiempo.Ahora que te has quedadosolo y solo.En este instante puro para mirar la muertepuede mi sombra amiga reconquistar tu frente.¿Has buscado en el aguami sonrisa?¿Te has inclinado a veces para tocar la tierradonde el musgo defiende las flores más pequeñas?¿Has mirado la nubesin descanso ?¿Has tomado del viento las semillas secretas?¿Has tocado las locas manos de la tormenta?¿No me has reconocido?Óyeme ahora:mira en tu soledad una abeja dormida,que elabora en el sueño su miel sin alegría.

Tú, Esperando Mi SombraAhora que oyes tu sangreme has oído.Ahora que te has quedado dueño del universo,la más desamparada criatura del tiempo.Ahora que te has quedadosolo y solo.En este instante puro para mirar la muertepuede mi sombra amiga reconquistar tu frente.¿Has buscado en el aguami sonrisa?¿Te has inclinado a veces para tocar la tierradonde el musgo defiende las flores más pequeñas?¿Has mirado la nubesin descanso ?¿Has tomado del viento las semillas secretas?¿Has tocado las locas manos de la tormenta?¿No me has reconocido?Óyeme ahora:mira en tu soledad una abeja dormida,que elabora en el sueño su miel sin alegría.

Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.

Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.

Aquella vez se perdieron tus ojos en los míos y yo sin detener el alma logré despedazar a tu tristeza.

Aquella vez se perdieron tus ojos en los míos y yo sin detener el alma logré despedazar a tu tristeza.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Cinco Poemas Para CrisIYa mucho más allá del mezzo«camin di nostra vita»existe un territorio del amorun laberinto más mental que míticodonde es posible serlentamente dichososin el hilo de Ariadna delirantesi espumas ni sábanas ni muslos.Todo se cumple en un reflejo de crpúsculotu pelo tu perfume tu saliva.Y allí del otro lado te poseomientras tú juegas con tu amigalos juegos de la noche.IIEn realidad poco me importaque tus senos se duermanen la azul simetría de otros senos.Yo los huebiera holladocon la cosquilla de mi rocey te hubieras reído justamentecuando lo necesario y esperableera que sollozaras.IIISé muy bien lo que ganascuando te pierdes en el goce.Porque es exactamentelo que yo habría sentido.IVLa justa erratahabernos encontrado al final del díaen un paseo púbico.VMe gustaría que creyerasque esto es el irrisorio juegode las compensacionescon que consuelo esta distancia.Sigue entonces danzandoen el espejo de otro cuerpodespués de haber sonreídoapenaspara mí.

También los hombres dormidos son obreros que coadyuvan a lo que en el mundo se está haciendo

La educación es al hombre lo que el molde al barro. Le da la forma.

Nunca invierta en un negocio que usted no puede entender.

Frases célebres por autores