s

Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.

Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.
― Autor: Sara de Ibáñez

imagen de Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Sara de Ibáñez
Isla En La TierraAl norte el frío y su jazmín quebrado.Al este un ruiseñor lleno de espinas.Al sur la rosa en sus aéreas minas,y al oeste un camino ensimismado.Al norte un ángel yace amordazado.Al este el llanto ordena sus neblinas.Al sur mi tierno haz de palmas finas,y al oeste mi puerta y mi cuidado.Pudo un vuelo de nube o de suspirotrazar esta finísima fronteraque defiende sin mengua mi retiro.Un lejano castigo de ola estallay muerde tus olvidos de extranjera,mi isla seca en mitad de la batalla.

Isla En La TierraAl norte el frío y su jazmín quebrado.Al este un ruiseñor lleno de espinas.Al sur la rosa en sus aéreas minas,y al oeste un camino ensimismado.Al norte un ángel yace amordazado.Al este el llanto ordena sus neblinas.Al sur mi tierno haz de palmas finas,y al oeste mi puerta y mi cuidado.Pudo un vuelo de nube o de suspirotrazar esta finísima fronteraque defiende sin mengua mi retiro.Un lejano castigo de ola estallay muerde tus olvidos de extranjera,mi isla seca en mitad de la batalla.

Atrás la tierra, el agua, el fuego, el aire: dejad que diga el pensamiento solo la flor sin cuerpo de mi voz desnuda.

Atrás la tierra, el agua, el fuego, el aire: dejad que diga el pensamiento solo la flor sin cuerpo de mi voz desnuda.

Te supe a media voz con un deseo mágico rozándonos tobillos los secretos más profundos del pecado.

Te supe a media voz con un deseo mágico rozándonos tobillos los secretos más profundos del pecado.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La felicidad es algo que cada uno lleba en sí mismo, sin darse cuenta de ello

Matrimonio: Estado o condición de una comunidad que se compone de un señor, una concubina y dos esclavos, todo en solo dos personas.

Me siento orgullosa de mis padres, han sido un gran apoyo en mi carrera.

Los estados necesitan ejércitos para protegerse de sus súbditos esclavizados y oprimidos.

Frases célebres por autores