s

Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.

Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.
― Autor: Sara de Ibáñez

imagen de Trino Y UnoIIDespués de tantos mares donde se deshojaronen otoños de espuma los leves rostros muertosy fueron como sombras de incendiados marfilesa plegarse en el fondo de dormidos espejos,aquel sol de violetas y oro decapitadoque invadió sordamente la raíz de tu pechoy trepó hasta tus ojos con moradas espinas,y hasta tu voz con ácidos aguijones de hielo.Y aquel canto bruñido por las lluvias del polense llenó de nocturnas mariposas sin sueño,y el viento que jugaba por los altos vitralesy entre los mirtos tuvo su casa de gorjeos,resquebrajó el crestado recinto de tu audaciay fue huracán golpeando tus árboles desiertos.Mientras se despeñaban los altivos jardinesen un rescoldo amargo de melodiosos ecos,en las duras florestas las tórtolas moríanahogadas por un aire de serafines negros,y cerraban sus párpados los olorosos clavessellados para siempre por ruiseñores ciegos,a orillas de la fiesta en que el centauro abríacomo un rosario vivo su galope en tu verso,entre escorias de cisnes y escrituras del frío,sobre las tenebrosas arenas del desvelotú solo, tú en la isla, con las manos desnudas,sitiada por la noche tu garganta de fuego.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Sara de Ibáñez
La palabra me devora si me aviva el pensamiento, y en callada flor del viento mi antigua canción demora.

La palabra me devora si me aviva el pensamiento, y en callada flor del viento mi antigua canción demora.

Vuélvete rosa desnuda al carmen rosa del cielo. La forma de mi desvelo frente a tu sonrisa duda.

Vuélvete rosa desnuda al carmen rosa del cielo. La forma de mi desvelo frente a tu sonrisa duda.

Voy a llorar sin prisa. voy a llorar hasta olvidar el llanto y lograr la sonrisa.

Voy a llorar sin prisa. voy a llorar hasta olvidar el llanto y lograr la sonrisa.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El hombre vale lo que vale el concepto que él tenga de la felicidad

Proteged a los pobres, si queréis llegar a ser ricos.

Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas.

Siempre fui un rebelde... Pero por otro lado, quería ser amado y aceptado, y no sólo un músico, poeta, lunática y bocazas. Pero no puedo ser lo que no soy.

Frases célebres por autores