s

Recuerdo Del Mar¡Cómo te agitas bajo nubes grises,lámina fina de metal de infancia!¡Cómo tu rabia, corazón de niebla,rompe la brida!Cómo te miro con mis pobres ojos!¡Qué imagen tuya la que inventa el sueño!¡Qué lentamente te deshace el aire,roto en pedazos!Tú que guardabas en cristal saladovivos retratos que ondulaba el viento;tú que arrancabas en el alba finasones al alma,tú que nutrías con tu amarga lechesombras de playas, olvidados pasos,ansia de ser sobre tu vientre verde,locos piratas,has ido ahogando temblorosamentesombras que hundieron en tu paz sus ojos.Hoy tu recuerdo, como lluvia fresca,moja mi frente.Si ahora volviera a recorrer tu orilla,si ahora en tu cuerpo me volcara todo,si ahora tu cuerpo le prestara al míofrescos harapos,si yo desnudo, si cansado, ahora,más hijo tuyo, ahora, si el otoñovuelto a mi lado me trajera el tibiopan en el pico.-lámina fina de metal de infancia-,todo olvidado quedaría, todo:látigos, cuerdas con que me azotabas,vientos que mugen.Todo sería nuevamente hermoso,aunque tu garra me arañase el cuerpo,aunque al tornar tuvieran tus mañanassoles más negros.

Recuerdo Del Mar¡Cómo te agitas bajo nubes grises,lámina fina de metal de infancia!¡Cómo tu rabia, corazón de niebla,rompe la brida!Cómo te miro con mis pobres ojos!¡Qué imagen tuya la que inventa el sueño!¡Qué lentamente te deshace el aire,roto en pedazos!Tú que guardabas en cristal saladovivos retratos que ondulaba el viento;tú que arrancabas en el alba finasones al alma,tú que nutrías con tu amarga lechesombras de playas, olvidados pasos,ansia de ser sobre tu vientre verde,locos piratas,has ido ahogando temblorosamentesombras que hundieron en tu paz sus ojos.Hoy tu recuerdo, como lluvia fresca,moja mi frente.Si ahora volviera a recorrer tu orilla,si ahora en tu cuerpo me volcara todo,si ahora tu cuerpo le prestara al míofrescos harapos,si yo desnudo, si cansado, ahora,más hijo tuyo, ahora, si el otoñovuelto a mi lado me trajera el tibiopan en el pico.-lámina fina de metal de infancia-,todo olvidado quedaría, todo:látigos, cuerdas con que me azotabas,vientos que mugen.Todo sería nuevamente hermoso,aunque tu garra me arañase el cuerpo,aunque al tornar tuvieran tus mañanassoles más negros.
― Autor: José Hierro

imagen de Recuerdo Del Mar¡Cómo te agitas bajo nubes grises,lámina fina de metal de infancia!¡Cómo tu rabia, corazón de niebla,rompe la brida!Cómo te miro con mis pobres ojos!¡Qué imagen tuya la que inventa el sueño!¡Qué lentamente te deshace el aire,roto en pedazos!Tú que guardabas en cristal saladovivos retratos que ondulaba el viento;tú que arrancabas en el alba finasones al alma,tú que nutrías con tu amarga lechesombras de playas, olvidados pasos,ansia de ser sobre tu vientre verde,locos piratas,has ido ahogando temblorosamentesombras que hundieron en tu paz sus ojos.Hoy tu recuerdo, como lluvia fresca,moja mi frente.Si ahora volviera a recorrer tu orilla,si ahora en tu cuerpo me volcara todo,si ahora tu cuerpo le prestara al míofrescos harapos,si yo desnudo, si cansado, ahora,más hijo tuyo, ahora, si el otoñovuelto a mi lado me trajera el tibiopan en el pico.-lámina fina de metal de infancia-,todo olvidado quedaría, todo:látigos, cuerdas con que me azotabas,vientos que mugen.Todo sería nuevamente hermoso,aunque tu garra me arañase el cuerpo,aunque al tornar tuvieran tus mañanassoles más negros.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José Hierro
Las NubesInútilmente interrogas.Tus ojos miran al cielo.Buscas detrás de las nubes,huellas que se llevó el viento.Buscas las manos calientes,los rostros de los que fueron,el círculo donde yerrantocando sus instrumentos.Nubes que eran ritmo, cantosin final y sin comienzo,campanas de espumas pálidasvolteando su secreto,palmas de mármol, criaturasgirando al compás del tiempo,imitándole la vidasu perpetuo movimiento.Inútilmente interrogasdesde tus párpados ciegos.¿Qué haces mirando a las nubes,José Hierro?

Las NubesInútilmente interrogas.Tus ojos miran al cielo.Buscas detrás de las nubes,huellas que se llevó el viento.Buscas las manos calientes,los rostros de los que fueron,el círculo donde yerrantocando sus instrumentos.Nubes que eran ritmo, cantosin final y sin comienzo,campanas de espumas pálidasvolteando su secreto,palmas de mármol, criaturasgirando al compás del tiempo,imitándole la vidasu perpetuo movimiento.Inútilmente interrogasdesde tus párpados ciegos.¿Qué haces mirando a las nubes,José Hierro?

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

Pensamiento de AmorDejé un instante de pensarte. Habíasucedido algo en ti cuando volviste.Venías más nostálgico, más triste,seco tu sol que iluminó mi día.Alguien -sé quién- que yo no conocía,alguien que calza sueños de oro, y vistealmas dolientes, te pensó. Caísteal pozo donde muere la alegría.¿Por qué fuiste pensado, malherido,pensamiento de amor? ¿Cómo han podidopasarte el corazón de parte a parte?¿Por qué volviste a mí, sufriendo, a herirme?¿No recuerdas que tengo que ser firme?¿Es que no ves que tengo que matarte?

Pensamiento de AmorDejé un instante de pensarte. Habíasucedido algo en ti cuando volviste.Venías más nostálgico, más triste,seco tu sol que iluminó mi día.Alguien -sé quién- que yo no conocía,alguien que calza sueños de oro, y vistealmas dolientes, te pensó. Caísteal pozo donde muere la alegría.¿Por qué fuiste pensado, malherido,pensamiento de amor? ¿Cómo han podidopasarte el corazón de parte a parte?¿Por qué volviste a mí, sufriendo, a herirme?¿No recuerdas que tengo que ser firme?¿Es que no ves que tengo que matarte?

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El hombre es víctima de una soberana demencia que le hace sufrir siempre, con la esperanza de no sufrir más. Y así la vida se escapa, sin gozar de lo ya adquirido

No pocas veces ya he dicho adiós; conozco las horas desgarradoras de la despedida.

La vida es esperanza permanente, siempre se espera algo mejor. Las dos claves de la vida son la esperanza y la libertad

Mi mano en el diapasón se afirma como una zarpa. Es que voy gritando cosas que me dicta la guitarra.

Frases célebres por autores