s

El ritmo es lo que hace a la poesía persuasiva y no informativa.

El ritmo es lo que hace a la poesía persuasiva y no informativa.
― Autor: José Hierro

imagen de El ritmo es lo que hace a la poesía persuasiva y no informativa.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José Hierro
Unicamente con verdad no se escribe poesía, hay que persuadir.

Unicamente con verdad no se escribe poesía, hay que persuadir.

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

Para Un EstetaTú que hueles la flor de la bella palabraacaso no comprendas las mías sin aroma.Tú que buscas el agua transparenteno has de beber mis aguas rojas.Tú que sigues el vuelo de la belleza, acasonunca jamás pensaste cómo la muerte rondani cómo vida y muerte -agua y fuego- hermanadasvan socavando nuestra roca.Perfección de la vida que nos talla y disponepara la perfección de la muerte remota.Y lo demás, palabras, palabras, y palabras,¡ay, palabras maravillosas!Tú que bebes el vino en la copa de platano sabes el camino de la fuente que brotaen la piedra. No sacias tu sed en agua puracon tus dos manos como copa.Lo has olvidado todo porque lo sabes todo.Te crees dueño, no hermano menor de cuanto nombras.Y olvidas las raíces ( «Mi Obra», dices ),olvidasque vida y muerte son tu obra.No has venido a la tierra a poner diques y ordenen el maravilloso desorden de las cosas.Has venido a nombrarlas, a comulgar con ellassin alzar vallas a su gloria.Nada te pertenece. todo es afluente, arroyo.Sus aguas en tu cauce temporal desembocan.Y hechosa un solo río os vertéis en el mar«que es el morir», dicen las coplas.No has venido a poner orden, dique. Has venidoa hacer moler la muela con tu agua transitoria.Tu fin no está en ti mismo ( «Mi Obra», dices ),olvidasque vida y muerte son tu obra.Y que el cantar que hoy cantas será apagado un díapor la música de otras olas.

Para Un EstetaTú que hueles la flor de la bella palabraacaso no comprendas las mías sin aroma.Tú que buscas el agua transparenteno has de beber mis aguas rojas.Tú que sigues el vuelo de la belleza, acasonunca jamás pensaste cómo la muerte rondani cómo vida y muerte -agua y fuego- hermanadasvan socavando nuestra roca.Perfección de la vida que nos talla y disponepara la perfección de la muerte remota.Y lo demás, palabras, palabras, y palabras,¡ay, palabras maravillosas!Tú que bebes el vino en la copa de platano sabes el camino de la fuente que brotaen la piedra. No sacias tu sed en agua puracon tus dos manos como copa.Lo has olvidado todo porque lo sabes todo.Te crees dueño, no hermano menor de cuanto nombras.Y olvidas las raíces ( «Mi Obra», dices ),olvidasque vida y muerte son tu obra.No has venido a la tierra a poner diques y ordenen el maravilloso desorden de las cosas.Has venido a nombrarlas, a comulgar con ellassin alzar vallas a su gloria.Nada te pertenece. todo es afluente, arroyo.Sus aguas en tu cauce temporal desembocan.Y hechosa un solo río os vertéis en el mar«que es el morir», dicen las coplas.No has venido a poner orden, dique. Has venidoa hacer moler la muela con tu agua transitoria.Tu fin no está en ti mismo ( «Mi Obra», dices ),olvidasque vida y muerte son tu obra.Y que el cantar que hoy cantas será apagado un díapor la música de otras olas.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.

Usted teme el castigo y pide por su vida. Lo dejaré libre y usted verá la diferencia entre un rey griego y un tirano bárbaro. No espere sufrir ningún daño de mí. Un rey no mata a los mensajeros.

El que sube una escalera debe empezar por el primer peldaño.

Quien vive sin pensar, no puede decir que vive.

Frases célebres por autores