s

Soneto InsistenteCuando presiente el corazón la gloriade ser libre por gracia del olvido,me llegue entre la noche, como el ruidodel mar en la distancia, tu memoria.Con ella viene la tenaz historiade lo que pudo ser y nunca ha sido.Arduo amor ni ganado ni perdido,batalla sin derrota y sin victoria.Cada vez que en mi mano reverdecela rama del olvido y aparecedespués de la tormenta la alegría,algo tuyo regresa de la naday de nuevo destruye la doradaesperanza fugaz de un claro día.

Soneto InsistenteCuando presiente el corazón la gloriade ser libre por gracia del olvido,me llegue entre la noche, como el ruidodel mar en la distancia, tu memoria.Con ella viene la tenaz historiade lo que pudo ser y nunca ha sido.Arduo amor ni ganado ni perdido,batalla sin derrota y sin victoria.Cada vez que en mi mano reverdecela rama del olvido y aparecedespués de la tormenta la alegría,algo tuyo regresa de la naday de nuevo destruye la doradaesperanza fugaz de un claro día.
― Autor: Meira Delmar

imagen de Soneto InsistenteCuando presiente el corazón la gloriade ser libre por gracia del olvido,me llegue entre la noche, como el ruidodel mar en la distancia, tu memoria.Con ella viene la tenaz historiade lo que pudo ser y nunca ha sido.Arduo amor ni ganado ni perdido,batalla sin derrota y sin victoria.Cada vez que en mi mano reverdecela rama del olvido y aparecedespués de la tormenta la alegría,algo tuyo regresa de la naday de nuevo destruye la doradaesperanza fugaz de un claro día.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Meira Delmar
Raíz AntiguaNo es de ahora este amor.No es en nosotrosdonde empieza a sentirse enamoradoeste amor por amor, que nada espera.Este vago misterio que nos vuelvehabitantes de niebla entre los otros.Este desposeídoamor, sin tardes que nos miren juntosa través de los trigos derramadoscomo un viento de oro por la tierra,este extrañoamor,de frío y llama,de nieve y sol, que nos tomó la vida,a leve, sigiloso, a espaldas nuestras,en tanto que tú y yo, los distraídos,mirábamos pasar nubes y rosasen el torrente azul de la mañana.No es de ahora. No.De lejos vine-de un silencio de siglos,de un instanteen que tuvimos otros nombres y otrasangre fugaz nos inundó las venas-,este amor por amor,este sollozodonde estamos perdidos en querernoscomo en un laberinto enamorado.

Raíz AntiguaNo es de ahora este amor.No es en nosotrosdonde empieza a sentirse enamoradoeste amor por amor, que nada espera.Este vago misterio que nos vuelvehabitantes de niebla entre los otros.Este desposeídoamor, sin tardes que nos miren juntosa través de los trigos derramadoscomo un viento de oro por la tierra,este extrañoamor,de frío y llama,de nieve y sol, que nos tomó la vida,a leve, sigiloso, a espaldas nuestras,en tanto que tú y yo, los distraídos,mirábamos pasar nubes y rosasen el torrente azul de la mañana.No es de ahora. No.De lejos vine-de un silencio de siglos,de un instanteen que tuvimos otros nombres y otrasangre fugaz nos inundó las venas-,este amor por amor,este sollozodonde estamos perdidos en querernoscomo en un laberinto enamorado.

La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.

La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.

Este AmorComo ir casi juntospero no juntos,comocaminar paso a pasoy entre los dos un murode cristal,como el vientodel Sur que si se nombra¡Viento del Sur! pareceque se va con su nombre,este amor.Como el río que unecon sus manos de agualas orillas que aparta,como el tiempo también,como la vida,que nos huyen viviéndonos,dejándonoscada vez menos nuestrosy más suyos,este amor.Como decir mañanay estar pensando nunca,como saber que vamoshacia ninguna partey sin embargo nadapodría detenernos,como la mansedumbredel mar, que es el anversode ocultas tempestades,este amor.Estedesesperado amor.

Este AmorComo ir casi juntospero no juntos,comocaminar paso a pasoy entre los dos un murode cristal,como el vientodel Sur que si se nombra¡Viento del Sur! pareceque se va con su nombre,este amor.Como el río que unecon sus manos de agualas orillas que aparta,como el tiempo también,como la vida,que nos huyen viviéndonos,dejándonoscada vez menos nuestrosy más suyos,este amor.Como decir mañanay estar pensando nunca,como saber que vamoshacia ninguna partey sin embargo nadapodría detenernos,como la mansedumbredel mar, que es el anversode ocultas tempestades,este amor.Estedesesperado amor.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Para la mayoría de nosotros, la vida verdadera es la vida que no llevamos.

Los apasionados son los primogénitos del mundo.

La gran bendición de la vida es el mañana, y hacer realidad tus sueños.

Ciertos pensamientos son plegarias. Hay momentos en que, sea cual fuere la actividad del cuerpo, el alma está de rodillas.

Frases célebres por autores