s

La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.

La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.
― Autor: Meira Delmar

imagen de La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Meira Delmar
La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.

La HogueraEsta es, amor, la rosa que me disteel día en que los dioses nos hablaron.Las palabras ardieron y callaron.La rosa a la ceniza se resiste.Todavía las horas me revistede su fiel esplendor. Que no tocaronsu cuerpo las tormentas que asolaronmi mundo y todo cuanto en él existe.Si cruzas otra vez junto a mi vidahallará tu mirada sorprendidauna hoguera de extraño poderío.Será la rosa que morir no sabe,y que al paso del tiempo ya no cabecon su fulgor dentro del pecho mío.

Soneto Del Amor EvocadoToca mi corazón tu mano pura,lejano amor cercano todavía,y se me vuelve más azul el díaen la clara verdad de la hermosura.Memoria de tu beso, la dulzurarecobra su perdida melodía.y torna al cielo de la frente míael ángel inicial de la ventura.El viento es otra vez un manso ríode jazmines abiertos. El estíoentreabre su vena rumorosa.Y el tiempo se detiene desvelado,a orillas del recuerdo enamoradoque enciende el corazón cuando le roza.

Soneto Del Amor EvocadoToca mi corazón tu mano pura,lejano amor cercano todavía,y se me vuelve más azul el díaen la clara verdad de la hermosura.Memoria de tu beso, la dulzurarecobra su perdida melodía.y torna al cielo de la frente míael ángel inicial de la ventura.El viento es otra vez un manso ríode jazmines abiertos. El estíoentreabre su vena rumorosa.Y el tiempo se detiene desvelado,a orillas del recuerdo enamoradoque enciende el corazón cuando le roza.

Soneto MarineroDigo tu nombre, mar, tu nombre ardidode soles y de júbilo creciente,y el corazón enamorado sientemás clara la presencia del latido.Velero que navega repetidopor los quietos espejos de la frente,regresa tu paisaje lentamentecomo si retornara del olvido.Y surge tu comarca marineracon una trashumante primaverade espumas en la mano de cristal.Y tu voz de colores, y tu aladacorona de blancura trabajadaen gaviotas y pétalos de sal.

Soneto MarineroDigo tu nombre, mar, tu nombre ardidode soles y de júbilo creciente,y el corazón enamorado sientemás clara la presencia del latido.Velero que navega repetidopor los quietos espejos de la frente,regresa tu paisaje lentamentecomo si retornara del olvido.Y surge tu comarca marineracon una trashumante primaverade espumas en la mano de cristal.Y tu voz de colores, y tu aladacorona de blancura trabajadaen gaviotas y pétalos de sal.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de Un día me di cuenta que te quería, otro día llegó a mi vida el amor que por ti sentía, y hoy sólo sé que ya no puedo sentir más, porque lo que por ti siento, es todo lo que yo he querido en la vida, y más sería que estuvieras siempre a mi lado, como me gustaría.

Un día me di cuenta que te quería, otro día llegó a mi vida el amor que por ti sentía, y hoy sólo sé que ya no puedo sentir más, porque lo que por ti siento, es todo lo que yo he querido en la vida, y más sería que estuvieras siempre a mi lado, como me gustaría.

imagen de Sexo: maravillosa palabra compuesta de 2 sílabas, 2 vocales, 2 consonantes y 2 personas cachondas y lujuriosas.

Sexo: maravillosa palabra compuesta de 2 sílabas, 2 vocales, 2 consonantes y 2 personas cachondas y lujuriosas.

imagen de Si quieres saber si amas a alguien de verdad deberías preguntarte: ¿Por qué lo amo? Si la respues ta es porque es lindo, porque me quiere, porque me dice cosas bonitas, porque la pasamos bien, entonces no lo amas, en cambio, si la respuesta es: lo amo porque sí y lo amo sólo por el echo de que existe, entonces, sí, estás enamorad@.

Si quieres saber si amas a alguien de verdad deberías preguntarte: ¿Por qué lo amo? Si la respues ta es porque es lindo, porque me quiere, porque me dice cosas bonitas, porque la pasamos bien, entonces no lo amas, en cambio, si la respuesta es: lo amo porque sí y lo amo sólo por el echo de que existe, entonces, sí, estás enamorad@.

Mejores imagenes del momento

La lectura es como el alimento; el provecho no está en proporción de lo que se come, sino de los que se digiere.

La peor de las democracias es mil veces preferible a la mejor de las dictaduras

En torno de la esencia está la morada de la ciencia.

Zapatero a tus zapatos.

Frases célebres por autores