s

Huésped Sin SombraNada deja mi paso por la tierra.En el momento del callado viajehe de llevar lo que al nacer me traje:el rostro en paz y el corazón en guerra.Ninguna voz repetirá la míade nostálgico ardor y fiel asombro.La voz estremecida con que nombroel mar, la rosa, la melancolía.No volverán mis ojos renacidosde la noche a la vida siempre ilesa,a beber como un vino la bellezade los mágicos cielos encendidos.Esta sangre sedienta de hermosurapor otras venas no será cobrada.No habrá manos que tomen, de pasada,la viva antorcha que en mis manos dura.Ni frente que mi sueño mutiladorecoja y cumpla victoriosamente.Conjuga mi existir tiempo presentesin futuro después de su pasado.Término de mí misma, me rodeocon el anillo cegador del canto.Vana marea de pasión y llantoen mí naufraga cuanto miro y creo.A nadie doy mi soledad. Conmigovuelve a la orilla del pavor, ignota.Mido en silencio la final derrota.Tiemblo del día. Pero no lo digo.

Huésped Sin SombraNada deja mi paso por la tierra.En el momento del callado viajehe de llevar lo que al nacer me traje:el rostro en paz y el corazón en guerra.Ninguna voz repetirá la míade nostálgico ardor y fiel asombro.La voz estremecida con que nombroel mar, la rosa, la melancolía.No volverán mis ojos renacidosde la noche a la vida siempre ilesa,a beber como un vino la bellezade los mágicos cielos encendidos.Esta sangre sedienta de hermosurapor otras venas no será cobrada.No habrá manos que tomen, de pasada,la viva antorcha que en mis manos dura.Ni frente que mi sueño mutiladorecoja y cumpla victoriosamente.Conjuga mi existir tiempo presentesin futuro después de su pasado.Término de mí misma, me rodeocon el anillo cegador del canto.Vana marea de pasión y llantoen mí naufraga cuanto miro y creo.A nadie doy mi soledad. Conmigovuelve a la orilla del pavor, ignota.Mido en silencio la final derrota.Tiemblo del día. Pero no lo digo.
― Autor: Meira Delmar

imagen de Huésped Sin SombraNada deja mi paso por la tierra.En el momento del callado viajehe de llevar lo que al nacer me traje:el rostro en paz y el corazón en guerra.Ninguna voz repetirá la míade nostálgico ardor y fiel asombro.La voz estremecida con que nombroel mar, la rosa, la melancolía.No volverán mis ojos renacidosde la noche a la vida siempre ilesa,a beber como un vino la bellezade los mágicos cielos encendidos.Esta sangre sedienta de hermosurapor otras venas no será cobrada.No habrá manos que tomen, de pasada,la viva antorcha que en mis manos dura.Ni frente que mi sueño mutiladorecoja y cumpla victoriosamente.Conjuga mi existir tiempo presentesin futuro después de su pasado.Término de mí misma, me rodeocon el anillo cegador del canto.Vana marea de pasión y llantoen mí naufraga cuanto miro y creo.A nadie doy mi soledad. Conmigovuelve a la orilla del pavor, ignota.Mido en silencio la final derrota.Tiemblo del día. Pero no lo digo.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Meira Delmar
PerfumeVuelvo a tenerte, amor,como si nuncate me hubieras ido.Tus manos me recorrenel rostro suavemente,y te oigo la voz en unsusurroque me roza el oído.Vuelvo a tenertey pienso en el perfumeque de nuevo me hiereaunque el jazmín no exista.

PerfumeVuelvo a tenerte, amor,como si nuncate me hubieras ido.Tus manos me recorrenel rostro suavemente,y te oigo la voz en unsusurroque me roza el oído.Vuelvo a tenertey pienso en el perfumeque de nuevo me hiereaunque el jazmín no exista.

Soneto MarineroDigo tu nombre, mar, tu nombre ardidode soles y de júbilo creciente,y el corazón enamorado sientemás clara la presencia del latido.Velero que navega repetidopor los quietos espejos de la frente,regresa tu paisaje lentamentecomo si retornara del olvido.Y surge tu comarca marineracon una trashumante primaverade espumas en la mano de cristal.Y tu voz de colores, y tu aladacorona de blancura trabajadaen gaviotas y pétalos de sal.

Soneto MarineroDigo tu nombre, mar, tu nombre ardidode soles y de júbilo creciente,y el corazón enamorado sientemás clara la presencia del latido.Velero que navega repetidopor los quietos espejos de la frente,regresa tu paisaje lentamentecomo si retornara del olvido.Y surge tu comarca marineracon una trashumante primaverade espumas en la mano de cristal.Y tu voz de colores, y tu aladacorona de blancura trabajadaen gaviotas y pétalos de sal.

Soneto InsistenteCuando presiente el corazón la gloriade ser libre por gracia del olvido,me llegue entre la noche, como el ruidodel mar en la distancia, tu memoria.Con ella viene la tenaz historiade lo que pudo ser y nunca ha sido.Arduo amor ni ganado ni perdido,batalla sin derrota y sin victoria.Cada vez que en mi mano reverdecela rama del olvido y aparecedespués de la tormenta la alegría,algo tuyo regresa de la naday de nuevo destruye la doradaesperanza fugaz de un claro día.

Soneto InsistenteCuando presiente el corazón la gloriade ser libre por gracia del olvido,me llegue entre la noche, como el ruidodel mar en la distancia, tu memoria.Con ella viene la tenaz historiade lo que pudo ser y nunca ha sido.Arduo amor ni ganado ni perdido,batalla sin derrota y sin victoria.Cada vez que en mi mano reverdecela rama del olvido y aparecedespués de la tormenta la alegría,algo tuyo regresa de la naday de nuevo destruye la doradaesperanza fugaz de un claro día.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La verdad es de tal excelencia que, cuando elogia pequeñas cosas, las ennoblece.

La felicidad no es un premio, sino una consecuencia. El sufrimiento no es un castigo, sino un resultado

Siempre hay un poco de locura en el amor. Pero siempre hay también un poco de razón en la locura

Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que será.

Frases célebres por autores