s

Alguien PasaAlguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.Y yo guardo silencio.Las palabras no acudenen mi ayuda, se escondenen el fondo del pecho, por no subir vestidasde luto hasta mi boca,y derramarse luegoen un río de lágrimas.No sé si tú recuerdaslos días aún tempranosen que ibas como un ángelpor el jardín, y dabasa los lirios y rosassu regalo de agua,y las hojas marchitasrecogías en esatu manera tan suavede tratar a las plantasy a los que se acercabana tu amistad perfecta.Yo sí recuerdo, madre,tu oficio de ser tiernay fina como el aire.Una tarde un poetarecibió de tus manosun jazmín que cortastepara él. Con asombrote miró largamentey se llevó a los labios,reverente, la flor.Se me quedó en la frenteaquel momento, digola frente cuando debodecir el corazón.Y se me va llenandode nostalgia la vida,como un vaso colmadode un lento vino pálido,si alguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.

Alguien PasaAlguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.Y yo guardo silencio.Las palabras no acudenen mi ayuda, se escondenen el fondo del pecho, por no subir vestidasde luto hasta mi boca,y derramarse luegoen un río de lágrimas.No sé si tú recuerdaslos días aún tempranosen que ibas como un ángelpor el jardín, y dabasa los lirios y rosassu regalo de agua,y las hojas marchitasrecogías en esatu manera tan suavede tratar a las plantasy a los que se acercabana tu amistad perfecta.Yo sí recuerdo, madre,tu oficio de ser tiernay fina como el aire.Una tarde un poetarecibió de tus manosun jazmín que cortastepara él. Con asombrote miró largamentey se llevó a los labios,reverente, la flor.Se me quedó en la frenteaquel momento, digola frente cuando debodecir el corazón.Y se me va llenandode nostalgia la vida,como un vaso colmadode un lento vino pálido,si alguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.
― Autor: Meira Delmar

imagen de Alguien PasaAlguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.Y yo guardo silencio.Las palabras no acudenen mi ayuda, se escondenen el fondo del pecho, por no subir vestidasde luto hasta mi boca,y derramarse luegoen un río de lágrimas.No sé si tú recuerdaslos días aún tempranosen que ibas como un ángelpor el jardín, y dabasa los lirios y rosassu regalo de agua,y las hojas marchitasrecogías en esatu manera tan suavede tratar a las plantasy a los que se acercabana tu amistad perfecta.Yo sí recuerdo, madre,tu oficio de ser tiernay fina como el aire.Una tarde un poetarecibió de tus manosun jazmín que cortastepara él. Con asombrote miró largamentey se llevó a los labios,reverente, la flor.Se me quedó en la frenteaquel momento, digola frente cuando debodecir el corazón.Y se me va llenandode nostalgia la vida,como un vaso colmadode un lento vino pálido,si alguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Meira Delmar
de PasoNo es el tiempoel que pasa.Eres túque te alejasapresuradamentehacia la sombra,y vas dejando caer,como el que se despojade sus bienes,todo aquello que amaste,las horasque te hicieron la dicha,amigosen quienes hubo un díarefugio tu tristeza,sueñosinacabados.Al final, casivacías las manos,te preguntasen qué momentose te fue la vida,se te sigue yendo,como u hilo de aguaentre los dedos.

de PasoNo es el tiempoel que pasa.Eres túque te alejasapresuradamentehacia la sombra,y vas dejando caer,como el que se despojade sus bienes,todo aquello que amaste,las horasque te hicieron la dicha,amigosen quienes hubo un díarefugio tu tristeza,sueñosinacabados.Al final, casivacías las manos,te preguntasen qué momentose te fue la vida,se te sigue yendo,como u hilo de aguaentre los dedos.

Nueva PresenciaVenías de tan lejos como de algún recuerdo.Nada dijiste. Nada. Me miraste a los ojos.y algo en mí, sin olvido, te fue reconociendo.Desde una azul distancia me caminó las venasuna antigua memoria de palabras y besos,y del fondo de un vago país entre la nieblaretornaron canciones oídas en el sueño.Mi corazón, temblando, te llamó por tu nombre.Tú dijiste mi nombre... Y se detuvo el tiempo.La tarde reclinaba su frente pensativaen las trémulas manos de los lirios abiertos,y a través de las nubes los pájaros errantesabrían sobre el campo la página del vuelo.Con los hombres cargados de frutos y palomasinterminablemente pasaba el mismo viento,Y en el instante claro de los bronces mi alma,llena de ángelus, era como un sitios del cielo.Una vez, antes, antes, yo te había perdido.En la noche de estrellas, o en el alma de un verso.Una vez. No sé donde... Y el amor fue tan sóloencontrarte de nuevo.

Nueva PresenciaVenías de tan lejos como de algún recuerdo.Nada dijiste. Nada. Me miraste a los ojos.y algo en mí, sin olvido, te fue reconociendo.Desde una azul distancia me caminó las venasuna antigua memoria de palabras y besos,y del fondo de un vago país entre la nieblaretornaron canciones oídas en el sueño.Mi corazón, temblando, te llamó por tu nombre.Tú dijiste mi nombre... Y se detuvo el tiempo.La tarde reclinaba su frente pensativaen las trémulas manos de los lirios abiertos,y a través de las nubes los pájaros errantesabrían sobre el campo la página del vuelo.Con los hombres cargados de frutos y palomasinterminablemente pasaba el mismo viento,Y en el instante claro de los bronces mi alma,llena de ángelus, era como un sitios del cielo.Una vez, antes, antes, yo te había perdido.En la noche de estrellas, o en el alma de un verso.Una vez. No sé donde... Y el amor fue tan sóloencontrarte de nuevo.

Muerte Del OlvidoSe me murió el olvidode repente.Inesperada-mente,se le borraron las palabrasy fue desvaneciéndoseen el viento.En busca suya el corazón tocabatodas las puertas.Nadie. Nada.Y allí donde estuviera se instalóde nuevo,el doloroso amor,el implacable,interminable-mente.

Muerte Del OlvidoSe me murió el olvidode repente.Inesperada-mente,se le borraron las palabrasy fue desvaneciéndoseen el viento.En busca suya el corazón tocabatodas las puertas.Nadie. Nada.Y allí donde estuviera se instalóde nuevo,el doloroso amor,el implacable,interminable-mente.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

nuestros sueños nos convencen de que es asi

En muchos casos hacemos por vanidad o por miedo, lo que haríamos por deber.

El hombre no debe seguir ciegamente un derrotero fijo.

La tristeza es la cuna de inspiración de todo escritor.

Frases célebres por autores