s

Mis manos, mis pies, a los grandes sueños habéis encadenado.

Mis manos, mis pies, a los grandes sueños habéis encadenado.
― Autor: Roberto Obregón

imagen de Mis manos, mis pies, a los grandes sueños habéis encadenado.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Roberto Obregón
No quiero el calor de vuestro fuego, no quiero el agua de vuestras tinajas. Quiero sólo un lugar para mi canción.

No quiero el calor de vuestro fuego, no quiero el agua de vuestras tinajas. Quiero sólo un lugar para mi canción.

Aprended a ser profetas sin hablar del futuro. ¿No pertenecen los sueños al presente?.

Aprended a ser profetas sin hablar del futuro. ¿No pertenecen los sueños al presente?.

Fina es la lámina, casi transparente. La lámina de azúcar que separa tus labios. Por allí se fue mi corazón relamiéndose las heridas.

Fina es la lámina, casi transparente. La lámina de azúcar que separa tus labios. Por allí se fue mi corazón relamiéndose las heridas.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

No le tengo miedo a la muerte, a lo que sí le tengo respeto es al trance, el ir hacia allá. Confieso que tengo curiosidad por saber de qué se trata.

Era tu figura la flor de un nimbo de ensueño.

¿Qué es la felicidad sino el desarrollo de nuestras facultades?

Al tristeAhí está lo que fue: la terca espadadel sajón y su métrica de hierro,los mares y las islas del destierrodel hijo de Laertes, la doradaluna del persa y los sin fin jardinesde la filosofía y de la historia,el oro sepulcral de la memoriay en la sombra el olor de los jazmines.Y nada de eso importa. El resignadoejercicio del verso no te salvani las aguas del sueño ni la estrellaque en la arrasada noche olvida el alba.Una sola mujer es tu cuidado,igual a las demás, pero que es ella.

Frases célebres por autores