s

La noche es el momento más tranquilo para trabajar. Ayuda al pensamiento.

La noche es el momento más tranquilo para trabajar. Ayuda al pensamiento.
― Autor: Alexander Graham Bell

imagen de La noche es el momento más tranquilo para trabajar. Ayuda al pensamiento.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Alexander Graham Bell
El éxito de las ideas es el resultado de un lento crecimiento. Las ideas no llegan a la perfección de un día para el otro, no importa cuánto estudio se ponga en ellas.

El éxito de las ideas es el resultado de un lento crecimiento. Las ideas no llegan a la perfección de un día para el otro, no importa cuánto estudio se ponga en ellas.

América es un país de inventores, y mayores inventores son los periódicos.

América es un país de inventores, y mayores inventores son los periódicos.

Una persona sin un fin práctico a la vista se convierte en una manivela o un idiota.

Una persona sin un fin práctico a la vista se convierte en una manivela o un idiota.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Donde truena un hecho, ten la certeza de que ha relampagueado una idea.

Las personas pierden primero sus ilusiones, luego sus dientes y tardíamente sus vicios

Autoevidente: evidente para uno mismo, pero no para los demás.

Preferiría perder a mi mejor amigo antes que a mi peor enemigo. Ya sabe usted que para tener amigos sólo se necesita ser bondadoso; pero cuando a un hombre no le queda un enemigo es que debe de haber en él algo mezquino.

Frases célebres por autores