s

Nostalgia de MujerMil años ante Ti son como sueño.Como de aguas el grosor de una avenida.Hierba que en la mañana crece,florece y crece en la mañanaaunque a la tarde es cortada y se seca.¿Qué es el tiempo ante Ti, qué son los truenosque blandes contra mí cuando me nombras?Pavor siento a tu idea, te veo hoscomirándome en la lumbre de tu Arcángel.La espada Tú también, eres el filoy el pomo que se aprieta con el puño.Para verte a Ti mismo me has nacido.Por no estar solo con tu omnipotencia.Soy la nada, soy de tiempo, soy un sueño...Agua que te fluye, hierba ácidaque cortas sin amor...Tú no me quieres.

Nostalgia de MujerMil años ante Ti son como sueño.Como de aguas el grosor de una avenida.Hierba que en la mañana crece,florece y crece en la mañanaaunque a la tarde es cortada y se seca.¿Qué es el tiempo ante Ti, qué son los truenosque blandes contra mí cuando me nombras?Pavor siento a tu idea, te veo hoscomirándome en la lumbre de tu Arcángel.La espada Tú también, eres el filoy el pomo que se aprieta con el puño.Para verte a Ti mismo me has nacido.Por no estar solo con tu omnipotencia.Soy la nada, soy de tiempo, soy un sueño...Agua que te fluye, hierba ácidaque cortas sin amor...Tú no me quieres.
― Autor: Carmen Conde

imagen de Nostalgia de MujerMil años ante Ti son como sueño.Como de aguas el grosor de una avenida.Hierba que en la mañana crece,florece y crece en la mañanaaunque a la tarde es cortada y se seca.¿Qué es el tiempo ante Ti, qué son los truenosque blandes contra mí cuando me nombras?Pavor siento a tu idea, te veo hoscomirándome en la lumbre de tu Arcángel.La espada Tú también, eres el filoy el pomo que se aprieta con el puño.Para verte a Ti mismo me has nacido.Por no estar solo con tu omnipotencia.Soy la nada, soy de tiempo, soy un sueño...Agua que te fluye, hierba ácidaque cortas sin amor...Tú no me quieres.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Carmen Conde
Fuga En Los JardinesLas más jóvenes, deseándoos, avanzanpor estas avenidas de árboles fragantes.Evaden primavera que a las flores oxidacon un ardor oliendo a frutas, a corceles. ..¡Qué salvaje presencia la de las hembras púberesentre glicinias cálidas, entre celindas vívidas!Exigen que las amen, que las sigan corriendopara volcarles júbilos sobre la orilla ebria.¡Muchachas, corred más: corred hasta la aurora!Estos grandes varones de los pechos revueltosansían desgranaros, ¡oh mazorcas crujientes!,con su hambre de bocas y su hambre de frutos.Hasta el río, que es tajo delimitando sueños,huele a amor ya festines...Han temblado los álamos al estallar unánimeslos oscuros latidos de dobles ruiseñores.Los regazos del musgo, el frior de los juncos,contemplando el encuentro aceleran su verde.Es un cántico trémulo, en gargantas sorbidopor el amor abierto en mitad de la selva.¡Corred siempre, muchachas, que el seguiros excitael ardor de cogeros, suyas todas, a hombresque de fieros esgrimen el ademán tan sólo!Y envolveos en ropas de blanco lino puropara mojar con ellas esos cuerpos calientes,y amanecer ceñidas, ante el amor que vibra,por el celo del agua posesor de las vírgenes.

Fuga En Los JardinesLas más jóvenes, deseándoos, avanzanpor estas avenidas de árboles fragantes.Evaden primavera que a las flores oxidacon un ardor oliendo a frutas, a corceles. ..¡Qué salvaje presencia la de las hembras púberesentre glicinias cálidas, entre celindas vívidas!Exigen que las amen, que las sigan corriendopara volcarles júbilos sobre la orilla ebria.¡Muchachas, corred más: corred hasta la aurora!Estos grandes varones de los pechos revueltosansían desgranaros, ¡oh mazorcas crujientes!,con su hambre de bocas y su hambre de frutos.Hasta el río, que es tajo delimitando sueños,huele a amor ya festines...Han temblado los álamos al estallar unánimeslos oscuros latidos de dobles ruiseñores.Los regazos del musgo, el frior de los juncos,contemplando el encuentro aceleran su verde.Es un cántico trémulo, en gargantas sorbidopor el amor abierto en mitad de la selva.¡Corred siempre, muchachas, que el seguiros excitael ardor de cogeros, suyas todas, a hombresque de fieros esgrimen el ademán tan sólo!Y envolveos en ropas de blanco lino puropara mojar con ellas esos cuerpos calientes,y amanecer ceñidas, ante el amor que vibra,por el celo del agua posesor de las vírgenes.

Inquietud¿Dónde se guarda la estrella mía,mi cristal de amor?La noche me niega su torso de auroray vamos extrañas, desprendidas,sin coincidir jamás.¿Para qué, si a nada le soy amorsoy yo amor en lo desconocido mío?Y esta ternura que ciñe mis hombros,que entolda el oro de mi corazón,¿Para qué, si estoy buscando el aguay sólo conozco el eco de la fuente?

Inquietud¿Dónde se guarda la estrella mía,mi cristal de amor?La noche me niega su torso de auroray vamos extrañas, desprendidas,sin coincidir jamás.¿Para qué, si a nada le soy amorsoy yo amor en lo desconocido mío?Y esta ternura que ciñe mis hombros,que entolda el oro de mi corazón,¿Para qué, si estoy buscando el aguay sólo conozco el eco de la fuente?

Primer Amor¡Qué sorpresa tu cuerpo, qué inefable vehemencia!Ser todo esto tuyo, poder gozar de todosin haberlo soñado, sin que nuncaun ligero esperar prometiera la dicha.Esta dicha de fuego que vacía tu testa,que te empuja de espaldas,te derriba a un abismoque no tiene medida ni fondo.¡Abismo y solo abismo de ti hasta la muerte!¡Tus brazos! Son tus brazos los mismos de otros días,y tiemblan y se cierran en torno de tu cuerpo.Tu pecho, el que suspira, ajeno, estremecidode cosas que tú ignoras,de mundos que lo mueven...¡Oh pecho de tu cuerpo, tan firme y tan sensibleque un vaho lo pone turbioy un beso lo traspasa!¡Si nunca nadie dijo que así se amaba tanto!¿Podías tú esperar que ardieran tus cabellos,que toda cuanta eres cayeras como lumbreen un grito sin cifra,desde una cordillera gritada por la aurora?¿Ceniza tú algún día? ¿Ceniza esta locuraque estrenas con la vida recién brotada al mundo?¡Tú no te acabas nunca, tú no te apagas nunca!Aquí tenéis la lumbre, la que lo coge todopara quemar el cielo subiéndole la tierra.

Primer Amor¡Qué sorpresa tu cuerpo, qué inefable vehemencia!Ser todo esto tuyo, poder gozar de todosin haberlo soñado, sin que nuncaun ligero esperar prometiera la dicha.Esta dicha de fuego que vacía tu testa,que te empuja de espaldas,te derriba a un abismoque no tiene medida ni fondo.¡Abismo y solo abismo de ti hasta la muerte!¡Tus brazos! Son tus brazos los mismos de otros días,y tiemblan y se cierran en torno de tu cuerpo.Tu pecho, el que suspira, ajeno, estremecidode cosas que tú ignoras,de mundos que lo mueven...¡Oh pecho de tu cuerpo, tan firme y tan sensibleque un vaho lo pone turbioy un beso lo traspasa!¡Si nunca nadie dijo que así se amaba tanto!¿Podías tú esperar que ardieran tus cabellos,que toda cuanta eres cayeras como lumbreen un grito sin cifra,desde una cordillera gritada por la aurora?¿Ceniza tú algún día? ¿Ceniza esta locuraque estrenas con la vida recién brotada al mundo?¡Tú no te acabas nunca, tú no te apagas nunca!Aquí tenéis la lumbre, la que lo coge todopara quemar el cielo subiéndole la tierra.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.

El que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios.

Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie.

El lenguaje literario es un lenguaje que ha perdido la memoria colectiva.

Frases célebres por autores