s

Acércate. Junto a la noche te espero. Nádame. Fuentes profundas y frías avivan mi corriente.

Acércate. Junto a la noche te espero. Nádame. Fuentes profundas y frías avivan mi corriente.
― Autor: Carmen Conde

imagen de Acércate. Junto a la noche te espero. Nádame. Fuentes profundas y frías avivan mi corriente.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Carmen Conde
PosesiónCaías en mí.Eco de tu pesantez mi vidaera una canción precipitándoseen la eternidad.Inmerso en mi silencioeres el cielo que sostiene un arroyo,que levanta un árbol.En que un lucero corta su vozde eternidad.

PosesiónCaías en mí.Eco de tu pesantez mi vidaera una canción precipitándoseen la eternidad.Inmerso en mi silencioeres el cielo que sostiene un arroyo,que levanta un árbol.En que un lucero corta su vozde eternidad.

Primer Amor¡Qué sorpresa tu cuerpo, qué inefable vehemencia!Ser todo esto tuyo, poder gozar de todosin haberlo soñado, sin que nuncaun ligero esperar prometiera la dicha.Esta dicha de fuego que vacía tu testa,que te empuja de espaldas,te derriba a un abismoque no tiene medida ni fondo.¡Abismo y solo abismo de ti hasta la muerte!¡Tus brazos! Son tus brazos los mismos de otros días,y tiemblan y se cierran en torno de tu cuerpo.Tu pecho, el que suspira, ajeno, estremecidode cosas que tú ignoras,de mundos que lo mueven...¡Oh pecho de tu cuerpo, tan firme y tan sensibleque un vaho lo pone turbioy un beso lo traspasa!¡Si nunca nadie dijo que así se amaba tanto!¿Podías tú esperar que ardieran tus cabellos,que toda cuanta eres cayeras como lumbreen un grito sin cifra,desde una cordillera gritada por la aurora?¿Ceniza tú algún día? ¿Ceniza esta locuraque estrenas con la vida recién brotada al mundo?¡Tú no te acabas nunca, tú no te apagas nunca!Aquí tenéis la lumbre, la que lo coge todopara quemar el cielo subiéndole la tierra.

Primer Amor¡Qué sorpresa tu cuerpo, qué inefable vehemencia!Ser todo esto tuyo, poder gozar de todosin haberlo soñado, sin que nuncaun ligero esperar prometiera la dicha.Esta dicha de fuego que vacía tu testa,que te empuja de espaldas,te derriba a un abismoque no tiene medida ni fondo.¡Abismo y solo abismo de ti hasta la muerte!¡Tus brazos! Son tus brazos los mismos de otros días,y tiemblan y se cierran en torno de tu cuerpo.Tu pecho, el que suspira, ajeno, estremecidode cosas que tú ignoras,de mundos que lo mueven...¡Oh pecho de tu cuerpo, tan firme y tan sensibleque un vaho lo pone turbioy un beso lo traspasa!¡Si nunca nadie dijo que así se amaba tanto!¿Podías tú esperar que ardieran tus cabellos,que toda cuanta eres cayeras como lumbreen un grito sin cifra,desde una cordillera gritada por la aurora?¿Ceniza tú algún día? ¿Ceniza esta locuraque estrenas con la vida recién brotada al mundo?¡Tú no te acabas nunca, tú no te apagas nunca!Aquí tenéis la lumbre, la que lo coge todopara quemar el cielo subiéndole la tierra.

Suma TransidaEncerrarte en palabras...¡Que tú, tú, quepas en verbos, nombres,y adjetivos intactos!Que yo lo pueda decir todo:lo nuestro, esto que hacemosy estaremos haciendo siempre,eternísimamente:hablar, callar, ser tú y yosiéndonos nuestros.Darte una dimensión humana,representación de ti en la tierra:estatua, color, arrebatado paso,y sereno mirar con esos ojos tuyosy míos: nuestra mirada del mundo.Que un día, los mortales sin remedio sepancómo tuviste sangre,y abierta pasión por todo;y te diste cantando, sufriendo,a mis brazos locos, y lentos, y débiles,y fuertes, y fríos, y pobres de luz,pero enamorados tuyos.Para saber que has sido verdad,que has sido, ¡pero no eres entonces!Buscar las palabras de cuando no vivas,para que vivas mientras se hable.Dios de dolor, nunca decir podrécómo eres tú, mi amor, amor mío,criatura de glorificación que halloderramada en océanos,cielos, campos, ríos y árboles;y hasta en palomas tristes que en la aurora¡te despiertan a mi amor por ti!

Suma TransidaEncerrarte en palabras...¡Que tú, tú, quepas en verbos, nombres,y adjetivos intactos!Que yo lo pueda decir todo:lo nuestro, esto que hacemosy estaremos haciendo siempre,eternísimamente:hablar, callar, ser tú y yosiéndonos nuestros.Darte una dimensión humana,representación de ti en la tierra:estatua, color, arrebatado paso,y sereno mirar con esos ojos tuyosy míos: nuestra mirada del mundo.Que un día, los mortales sin remedio sepancómo tuviste sangre,y abierta pasión por todo;y te diste cantando, sufriendo,a mis brazos locos, y lentos, y débiles,y fuertes, y fríos, y pobres de luz,pero enamorados tuyos.Para saber que has sido verdad,que has sido, ¡pero no eres entonces!Buscar las palabras de cuando no vivas,para que vivas mientras se hable.Dios de dolor, nunca decir podrécómo eres tú, mi amor, amor mío,criatura de glorificación que halloderramada en océanos,cielos, campos, ríos y árboles;y hasta en palomas tristes que en la aurora¡te despiertan a mi amor por ti!

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Si no existieran hijos, yernos, hermanos y cuñados, cuántos disgustos se ahorrarían los jefes de Gobierno

El amor no envejece nunca; muere en la infancia.

Compórtate con tu mujer como te comportarías con la de otro

Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un medio que preserve a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes.

Frases célebres por autores