s

¡Oh tú, que me entregaste la armonía!, desesperando creo en tu promesa. Amor, contémplame, en tus brazos, presa.

¡Oh tú, que me entregaste la armonía!, desesperando creo en tu promesa. Amor, contémplame, en tus brazos, presa.
― Autor: Silvina Ocampo

imagen de ¡Oh tú, que me entregaste la armonía!, desesperando creo en tu promesa. Amor, contémplame, en tus brazos, presa.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Silvina Ocampo
El recuerdo conserva una antigua retórica, se eleva como un árbol o una columna dórica, habitualmente duerme dentro de nuestros sueños y somos en secreto sus exclusivos dueños.

El recuerdo conserva una antigua retórica, se eleva como un árbol o una columna dórica, habitualmente duerme dentro de nuestros sueños y somos en secreto sus exclusivos dueños.

Haz brotar sangre al menos de mi herida, que estoy cansada de morir apenas.

Haz brotar sangre al menos de mi herida, que estoy cansada de morir apenas.

No viviré si no es para buscarte y cruzaré el dolor para adorarte.

No viviré si no es para buscarte y cruzaré el dolor para adorarte.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Las demás gentes están hambrientas, pero el alma de un artista está eternamente sedienta

El mayor desprecio es no hacer aprecio.

Siente el pensamiento, piensa el sentimiento.

Soneto MarineroDigo tu nombre, mar, tu nombre ardidode soles y de júbilo creciente,y el corazón enamorado sientemás clara la presencia del latido.Velero que navega repetidopor los quietos espejos de la frente,regresa tu paisaje lentamentecomo si retornara del olvido.Y surge tu comarca marineracon una trashumante primaverade espumas en la mano de cristal.Y tu voz de colores, y tu aladacorona de blancura trabajadaen gaviotas y pétalos de sal.

Frases célebres por autores