s

Inmortales, mortales, inmortales. Nuestra vida es la muerte de los primeros y su vida es nuestra muerte.

Inmortales, mortales, inmortales. Nuestra vida es la muerte de los primeros y su vida es nuestra muerte.
― Autor: Heráclito de Efeso

imagen de Inmortales, mortales, inmortales. Nuestra vida es la muerte de los primeros y su vida es nuestra muerte.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Heráclito de Efeso
La enfermedad hace agradable la salud; el hambre la saciedad; la fatiga el reposo.

La enfermedad hace agradable la salud; el hambre la saciedad; la fatiga el reposo.

Sin esperanza se encuentra lo inesperado.

Sin esperanza se encuentra lo inesperado.

Los buscadores de oro cavan mucho y hallan poco.

Los buscadores de oro cavan mucho y hallan poco.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Muchos aman a los animales porque creen que el cariño de éstos es desinteresado, pero se engañan.

El que siendo servilleta llega a mantel, ¡dios nos libre de el!.

Cuando el público dice que una obra es oscura en exceso, quiere decir que el artista ha dicho o hecho algo hermoso y, además, original; cuando describe una obra como obscena en exceso, quiere decir que el artista ha dicho o hecho algo hermoso y, además, verdadero.

Pido perdón por las injusticias infligidas a los no católicos en el curso de la atormentada historia de estas gentes; y al mismo tiempo aseguro el perdón de la iglesia católica por el daño que han sufrido sus hijos

Frases célebres por autores