s

La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia.

La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia.
― Autor: John Ruskin

imagen de La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de John Ruskin
No hay normas o muestras para la producción de una gran obra de arte. No sería arte sino fabricación sobre medida

No hay normas o muestras para la producción de una gran obra de arte. No sería arte sino fabricación sobre medida

La misma esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia

La misma esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia

La facultad de degradar las obras divinas es llamada por el hombre su imaginación

La facultad de degradar las obras divinas es llamada por el hombre su imaginación

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real.

Nada apetecen tanto los hombres como conservar la vida, y nada hay por que menos se esfuercen en dirigirse bien

La lengua del justo está detrás del corazón, más la del necio va siempre delante, suelta y dicharachera.

En cierta ocasión hubo que escoger rey entre los árboles. El olivo no quiso abandonar el cuidado de su aceite, ni la higuera el de sus higos, ni la viña el de su vino, ni los otros árboles el de sus respectivos frutos; el cardo, que no servía para nada, se convirtió en rey, porque tenía espinas y podía hacer daño.

Frases célebres por autores