s

DanzaQué voz hace crujir el vestido de sedade esta noche y entreabrir los muslos tiernamentey desnudar su espalda de mujer?Parece ser el canto ebrio de bacanteso el susurro lejano de una viudao la lluvia entrecortada de una novia.¿Qué voz extraña hace que el perro se levante y dance,y la luna galope en el lomo de un caballo,y el lago abra su ojo cristalino más que nunca?¡Levántate, amor! La noche espera ser ungidade vinos y perfumes,sacrificada como una diosa frágilentre los brazos de la tierra.

DanzaQué voz hace crujir el vestido de sedade esta noche y entreabrir los muslos tiernamentey desnudar su espalda de mujer?Parece ser el canto ebrio de bacanteso el susurro lejano de una viudao la lluvia entrecortada de una novia.¿Qué voz extraña hace que el perro se levante y dance,y la luna galope en el lomo de un caballo,y el lago abra su ojo cristalino más que nunca?¡Levántate, amor! La noche espera ser ungidade vinos y perfumes,sacrificada como una diosa frágilentre los brazos de la tierra.
― Autor: Orietta Lozano

imagen de DanzaQué voz hace crujir el vestido de sedade esta noche y entreabrir los muslos tiernamentey desnudar su espalda de mujer?Parece ser el canto ebrio de bacanteso el susurro lejano de una viudao la lluvia entrecortada de una novia.¿Qué voz extraña hace que el perro se levante y dance,y la luna galope en el lomo de un caballo,y el lago abra su ojo cristalino más que nunca?¡Levántate, amor! La noche espera ser ungidade vinos y perfumes,sacrificada como una diosa frágilentre los brazos de la tierra.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Orietta Lozano
Pensamiento IiA Alejandra PizarnikVengo del silencio,mis ojos se secaron como el agua de hace siglos.Me lancé al vértigo de lo extraño y accesibleal final fantástico, al comienzo.Senté a la muerte en mi silla paralela,nos miramos y supimos que estábamos perdidassupimos de la cita misteriosa,todo lugar era el exacto, cualquier hora la precisa.Los hombres la miraban como una doncella condenada,la contemplaban indecisos, la injuriaban,y ella la de tantas muertes, se protegía el rostrocon mis manos.Ella siempre supo de mi sueño,que la buscaba a lo largo de un pasillo,en lo oscuro de una cueva,en la geometría de las casas;y con el miedo de una niña pálidaque acude a su primera cita, a su primera muertese aposentó en mi regazo suavementebuscando para su juego el final fantástico,el comienzo.

Pensamiento IiA Alejandra PizarnikVengo del silencio,mis ojos se secaron como el agua de hace siglos.Me lancé al vértigo de lo extraño y accesibleal final fantástico, al comienzo.Senté a la muerte en mi silla paralela,nos miramos y supimos que estábamos perdidassupimos de la cita misteriosa,todo lugar era el exacto, cualquier hora la precisa.Los hombres la miraban como una doncella condenada,la contemplaban indecisos, la injuriaban,y ella la de tantas muertes, se protegía el rostrocon mis manos.Ella siempre supo de mi sueño,que la buscaba a lo largo de un pasillo,en lo oscuro de una cueva,en la geometría de las casas;y con el miedo de una niña pálidaque acude a su primera cita, a su primera muertese aposentó en mi regazo suavementebuscando para su juego el final fantástico,el comienzo.

Amo En TiAmo en ti lo que en otroshubiera despreciado:tus pasos algo tardos,tus pies casi pesados;tu cabeza inclinada hacia la frente;tu madurez,y tu cansancio.Amo el gesto de tus labios,tus sonrisas,trago a trago.Tu traje también lo amo:es tu presencia;sus arrugas son la marcade tus luchas.Tus zapatos son un signo de mi espera,cuando van tristemente hacia tus calles.¿Por qué tieneslas manos desatadas?¿Quieres llevar la frente levantaday estar firme,y regresar a tu vozhoy, y mañana,con la misma palabradecantada?Te hallaríasinundado de fango,enturbiadas tus manos,y los hombrosagobiados de pronto por un pesoacerbotan intensoque te arrastraría encadenado hacia los añosvenideros.Un sabor cáustico de acíbarpurifica mis labios.Tengo envenenada la garganta.Gritaría con rabia,tumbaría mis puertas, mis techos, mis aldabas,destruiría sin conciencia mi casa y tu casa,para romper las atadurasde tu alianza.Pero sería la derrota de lo que vale adentro,y estaríasempequeñecido por ti frente a tus ojos,débil para la lucha de los odiosno tan grande, no tan fiero, no tan alto,cuando tu cruz se levantesobre el altar de tus años.

Amo En TiAmo en ti lo que en otroshubiera despreciado:tus pasos algo tardos,tus pies casi pesados;tu cabeza inclinada hacia la frente;tu madurez,y tu cansancio.Amo el gesto de tus labios,tus sonrisas,trago a trago.Tu traje también lo amo:es tu presencia;sus arrugas son la marcade tus luchas.Tus zapatos son un signo de mi espera,cuando van tristemente hacia tus calles.¿Por qué tieneslas manos desatadas?¿Quieres llevar la frente levantaday estar firme,y regresar a tu vozhoy, y mañana,con la misma palabradecantada?Te hallaríasinundado de fango,enturbiadas tus manos,y los hombrosagobiados de pronto por un pesoacerbotan intensoque te arrastraría encadenado hacia los añosvenideros.Un sabor cáustico de acíbarpurifica mis labios.Tengo envenenada la garganta.Gritaría con rabia,tumbaría mis puertas, mis techos, mis aldabas,destruiría sin conciencia mi casa y tu casa,para romper las atadurasde tu alianza.Pero sería la derrota de lo que vale adentro,y estaríasempequeñecido por ti frente a tus ojos,débil para la lucha de los odiosno tan grande, no tan fiero, no tan alto,cuando tu cruz se levantesobre el altar de tus años.

La AmanteSoy la amanteque estrenas,la nueva, la eterna,la de muslos trigueños,columnas segurasque se abren perfectamentepara dar pasoa tu mar ancho y espeso.Soy la de paralelas montañas,erectas, duras,por donde han caminadopájaros heridos de amor.Soy la amante nocturna,la de noctámbulos besos,( mis ojos, túneles profundosdonde se pierde la soledad).Soy la de siempre, la eterna,la que te arranca el hastíode cada costado,la que se tiende plácidamente,la que se para,la que te sorprende,la que se quita las vestidurasy se lava en tu río claro.Soy la que te crucificacon mis ojos, con mi lengua,la que se pierdeen tu mirada lela,la que infatigablerecorre tu cuerpo,la que vibra con devociónen tu silencioso mundo.Soy ella, la eterna,la antigua, la nueva,la de siemprela que se cierrala que se abrela de ambivalentes tardes.Soy la que renace,la que se abrela que se cierra.

La AmanteSoy la amanteque estrenas,la nueva, la eterna,la de muslos trigueños,columnas segurasque se abren perfectamentepara dar pasoa tu mar ancho y espeso.Soy la de paralelas montañas,erectas, duras,por donde han caminadopájaros heridos de amor.Soy la amante nocturna,la de noctámbulos besos,( mis ojos, túneles profundosdonde se pierde la soledad).Soy la de siempre, la eterna,la que te arranca el hastíode cada costado,la que se tiende plácidamente,la que se para,la que te sorprende,la que se quita las vestidurasy se lava en tu río claro.Soy la que te crucificacon mis ojos, con mi lengua,la que se pierdeen tu mirada lela,la que infatigablerecorre tu cuerpo,la que vibra con devociónen tu silencioso mundo.Soy ella, la eterna,la antigua, la nueva,la de siemprela que se cierrala que se abrela de ambivalentes tardes.Soy la que renace,la que se abrela que se cierra.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.

Hay mucho que saber, y es poco el vivir, y no se vive si no se sabe.

Bofetón en cara ajena, dinero cuesta.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

Frases célebres por autores