s

Es sin duda más fácil imponer silencio al error que demostrar la verdad

Es sin duda más fácil imponer silencio al error que demostrar la verdad
― Autor: José de Moreno Nieto

imagen de Es sin duda más fácil imponer silencio al error que demostrar la verdad

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José de Moreno Nieto
Es sin duda más fácil imponer silencio al error que demostrar la verdad

Es sin duda más fácil imponer silencio al error que demostrar la verdad

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Si sales a navegar no te canse el preparar.

La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.

Lix¡Cuántas veces al pie de las musgosasparedes que la guardanoí la esquila que al mediar la nochea los maitines llama!¡Cuántas veces trazó mi siluetala luna plateada,junto a la del ciprés, que de su huertose asoma por las tapias!Cuando en sombras la iglesia se envolvíade su ojiva calada,¡cuántas veces temblar sobre los vidriosvi el fulgor de la lámpara!Aunque el viento en los ángulos oscurosde la torre silbara,del coro entre las voces percibíasu voz vibrante y clara.En las noches de invierno, si un medrosopor la desierta plazase atrevía a cruzar, al divisarme,el paso aceleraba.Y no faltó una vieja que en el tornodijese a la mañanaque de algún sacristán muerto en pecadoacaso era yo el alma.A oscuras conocía los rinconesdel atrio y la portada;de mis pies las ortigas que allí crecenlas huellas tal vez guardan.Los búhos, que espantados me seguíancon sus ojos de llamas,llegaron a mirarme con el tiempocomo a un buen camarada.A mi lado sin miedo los reptilesse movían a rastras;¡hasta los mudos santos de granitocreo que me saludaban!

Por patria reputamos la tierra donde vivimos felizmente.

Frases célebres por autores