s

Es mi fe tan cumplida que adoro a Dios, aunque me dio la vida.

Es mi fe tan cumplida que adoro a Dios, aunque me dio la vida.
― Autor: Ramón de Campoamor

imagen de Es mi fe tan cumplida que adoro a Dios, aunque me dio la vida.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Ramón de Campoamor
Saben bien los amantes instruidos que quiere decir sí tres no seguidos.

Saben bien los amantes instruidos que quiere decir sí tres no seguidos.

Es mi fe tan cumplida que adoro a Dios, aunque me dio la vida.

Es mi fe tan cumplida que adoro a Dios, aunque me dio la vida.

No rechaces tus sueños. ¿Sin la ilusión el mundo qué sería?.

No rechaces tus sueños. ¿Sin la ilusión el mundo qué sería?.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Toda mi casa esta regada por mis poemas. Me aparecen en la cocina, en el estudio, en el dormitorio. Están extendidos a lo largo de mi desorden, esparciendo su dulzura por las horas tequiosas de la barrida y de la arreglada de los cuartos, dándome ese mensaje de que si hay algo vivo en mi, de que mi vitalidad esta impregnada en esos papeles donde he dejado el recuerdo de estos momentos intensos en que yo dejo de ser yo y me convierto en un poema.

El verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos.

La educación es la habilidad de escuchar cualquier cosa sin que pierdas los estribos o la seguridad en ti mismo

Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero, si prestamos atención, percibiremos que ningún día es igual a otro. Cada mañana trae una bendición escondida; una bendición que solo sirve para este día y que no puede guardarse o desaprovecharse. Si no usamos este milagro hoy, se perderá. Este milagro esta en los detalles de lo cotidiano; es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones, la alegría de nuestros buenos momentos, la pista correcta para la decisión que ha de ser tomada. No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes. Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el “instante mágico”, esta a nuestro alcance.

Frases célebres por autores