s

En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.

En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.
― Autor: Jacques Bénigne Bossuet

imagen de En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Jacques Bénigne Bossuet
Temamos a los enemigos cuando están lejos, pero no cuando están cerca

Temamos a los enemigos cuando están lejos, pero no cuando están cerca

Cuando Dios borra, es que va a escribir algo.

Cuando Dios borra, es que va a escribir algo.

La posesión de la riqueza tiene lazos invisibles en donde el corazón se enreda facilmente.

La posesión de la riqueza tiene lazos invisibles en donde el corazón se enreda facilmente.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Locura le llamó a esto; la excepción se convertiría para él en la regla.

La soledad es un infierno para los que intentan salir de ella; es también una felicidad para los ermitaños que se esconden

Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.

Los grandes trabajos no son hechos por la fuerza, sino por la perseverancia

Frases célebres por autores