s

La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.

La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.
― Autor: Carmen Martín Gaite

imagen de La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Carmen Martín Gaite
Si algo he aprendido en la vida es a no perder el tiempo intentando cambiar el modo de ser del prójimo.

Si algo he aprendido en la vida es a no perder el tiempo intentando cambiar el modo de ser del prójimo.

La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.

La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.

El testimonio de las mujeres es ver lo de fuera desde dentro. Si hay una característica que pueda diferenciar el discurso de la mujer, es ese encuadre.

El testimonio de las mujeres es ver lo de fuera desde dentro. Si hay una característica que pueda diferenciar el discurso de la mujer, es ese encuadre.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La prueba más grande de valor en este mundo es saber sobrellevar una derrota sin perder el ánimo

Entendemos más por intuición que por discurso: la intuición clara y viva es el carácter del genio.

Cuando tú naciste ya comía yo pan con corteza.

Para qué volver sobre el echo sabido de que cuanto más se parece un libro a una pipa de opio más satisfecho queda el chino que lo fuma, dispuesto a lo sumo a discutir la calidad del opio pero no sus efectos letárgicos.

Frases célebres por autores