s

En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.

En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.
― Autor: Conde de Chesterfield

imagen de En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Conde de Chesterfield
Lo único que quiero para mi entierro es no ser enterrado vivo.

Lo único que quiero para mi entierro es no ser enterrado vivo.

En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.

En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.

La vejez no mejora el corazón: lo endurece.

La vejez no mejora el corazón: lo endurece.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La vida está para adelante nunca para atraz,si andas por la vida dejando puertas abiertas no podras desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción

Nocturno XiiA Santiago de la EscaleraLa noche resbalacon mansa dulzura.Como una azucenade nevada túnica,inocente y lírica,florece la luna.las estrellas cantansu cantiga muday sueña el paisajedormido en la bruma.¡Qué suave sosiego!¡Qué paz tan profunda!Cual blandas cadenciasde canción de cuna,únicos rumoresque el silencio surcan,se estremece el bosque,la brisa susurray abajo en el ríorezan las espumas.Sólo dos zagales- él fuerte, ella rubia -velan en el vallePor gozar la alburade la noche clara,de la noche rústica.- Juan, ¿estoy soñando?¡Oh, qué dulce música!- Parecen campanas;no las sentí nunca.- Quién las toca, di?-No sé; pero escucha.María, te quiero.- Si serán las brujas?- María, si vieras..._ O serán los ángelesallá en las alturas...- María, te adoro...- ¿Campanas, o guzlas?- Me atiendes, María?- Qué paz, qué dulzura...¿oyes las campanas?- ¿María, me escuchas?- Campanas celestes¿sonáis en la luna?Tañido divino...¡Oh, Juan, esa música!...- María, ¿me quieres?-...No puedo ser tuya.

Cuando alguien que de verdad necesita algo, lo encuentra, no es la casualidad quien lo procura, sino él mismo. Su propio deseo y su propia necesidad le conducen a ello.

Más mató la cena que sanó Avicena.

Frases célebres por autores