s

Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.

Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.
― Autor: Diego de Saavedra Fajardo

imagen de Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Diego de Saavedra Fajardo
El no esperar remedio, ni desesperar de él, suele ser el remedio de los casos desesperados.

El no esperar remedio, ni desesperar de él, suele ser el remedio de los casos desesperados.

No está la felicidad en vivir, sino en saber vivir.

No está la felicidad en vivir, sino en saber vivir.

Un pequeño gusano roe el corazón a un cedro y lo derriba.

Un pequeño gusano roe el corazón a un cedro y lo derriba.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.

Los hombres sabios nos han enseñado que no sólo hay que elegir entre los males el menor, sino también sacar de ellos todo el bien que puedan contener.

En el Cielo dicen Aleluya, porque en la Tierra han dicho Amén.

Atesora tus instantes de dicha; serán excelente almohada para tu vejez

Frases célebres por autores