s

Ambos se dañan a sí mismos: el que promete demasiado y el que espera demasiado.

Ambos se dañan a sí mismos: el que promete demasiado y el que espera demasiado.
― Autor: Gotthold Ephraim Lessing

imagen de Ambos se dañan a sí mismos: el que promete demasiado y el que espera demasiado.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Gotthold Ephraim Lessing
Ambos se dañan a sí mismos: el que promete demasiado y el que espera demasiado.

Ambos se dañan a sí mismos: el que promete demasiado y el que espera demasiado.

No es libre el que se ríe de sus cadenas.

No es libre el que se ríe de sus cadenas.

El hombre más lento, que no pierde de vista el fin, va siempre más veloz que el que vaya sin perseguir un punto fijo.

El hombre más lento, que no pierde de vista el fin, va siempre más veloz que el que vaya sin perseguir un punto fijo.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La mayor parte de los problemas del mundo se deben a la gente que quiere ser importante.

Siempre he pensado que nada es mejor que viajar a caballo, pues el camino se compone de infinitas llegadas. Se llega a un cruce, a una flor, a un árbol, a la sombra de la nube sobre la arena del camino; se llega al arroyo, al tope de la sierra, a la piedra extraña. Pareciera que el camino va inventando sorpresas para goce del alma del viajero.

Saber alejarse y acercarse es la clave de cualquier relación duradera.

Venturoso premio de la virtud es ser aborrecido de los viciosos.

Frases célebres por autores